Entrada destacada

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA DE SALVACAÑETE COMO ALDEA DE MOYA

  Este trabajo que  os doy ahora a conocer  fue una  conferencia  que realicé  en la Iglesia de Santa María de Moya el 11 de agosto de 2003...

viernes, 3 de octubre de 2014

TOMA DE CUENCA POR LOS CARLISTAS EN JULIO DE 1874 Y LIBERACIÓN DE LOS PRISIONEROS HECHOS EN ESTA TOMA EN SALVACAÑETE.140 AÑOS DE UN HECHO HISTÓRICO.

      
                                                   MARIANO LÓPEZ MARÍN


Este articulo fue publicado en el libro de fiestas de Salvacañete en septiembre de 2014. Lo he elegido para que sea el primero de este nuevo blog que he creado dedicado a la HISTORIA DE SALVACAÑETE Y SU COMARCA. Hasta ahora publicaba estos artículos en la web de Salvacañete pero motivos para mi desconocidos no permiten  ver ya esa web  considerándola desaparecida. Había  alojado en ella el trabajo de muchos años que iré subiendo a este nuevo blog poco a poco y mas enriquecido. Espero que os guste este nuevo blog y me deis vuestras opiniones . Se conoce y se ama lo  que se difunde. Nuestra historia local y comarcal  si se investiga y no se difunde no sirve para nada. A través de este nuevo blog  iréis conociendo la historia de Salvacañete, el carácter de sus gentes  y  la historia de nuestra comarca en especial de aquellas localidades próximas a nosotros  con las que nuestro pueblo ha tenido intensa relaciones.No olvidemos que somos y hemos sido cruce de caminos entre Castilla, Aragón y  Valencia. En nuestro término se encuentra la Cruz de los Tres Reinos que separa  tres comunidades autónomas Castilla La Mancha , Aragón y Valencia. Nuestra historia, nuestro folclore, nuestras tradiciones , nuestra cultura y hasta nuestra forma de ser  están impregnadas de esa situación de frontera. Hemos aprendido de tres reinos y eso se refleja en todo.No se puede entender la historia de Salvacañete y de las antiguas Tierras de Moya que formaron el Marquesado de Moya sin esa referencia a tierra de frontera  que  ha supuesto  el ir y venir de gentes a través de ella a lo largo de los siglos, gentes que han dejado su huella en muchos aspectos culturales, históricos,etnológicos, económicos,etc.

Todo esto lo veréis reflejado en los artículos que periódicamente irán  apareciendo en este blog y en  otros     que están activos  en otros dos  blogs míos desde hace años dedicados a aspectos etnológicos y culturales de Salvacañete y de las antiguas Tierras de Moya y a nuestra parroquia.



TOMA DE CUENCA POR LOS CARLISTAS EN JULIO DE 1874 Y LIBERACIÓN DE LOS PRISIONEROS HECHOS EN ESTA TOMA  EN SALVACAÑETE.140 AÑOS DE UN HECHO HISTÓRICO.

Estimados paisanos y amigos:

Un año más, y ya son más de treinta, me pongo en contacto con vosotros a través de esta cita anual del libro de fiestas para ir desgranando aspectos de nuestra historia con el fin de que sea conocida y difundida por todos. Sigo investigando la historia de nuestro pueblo y comarca y difundiéndola en  distintas publicaciones escritas, en mis blogs de internet, de los que muchos de vosotros sois seguidores, en la web de Salvacañete y en mi perfil de faccebook. Gracias por el interés  que demostráis por el conocimiento de los aspectos históricos, etnológicos, medioambientales y culturales de nuestro pueblo.
Este año  os hago llegar  un trabajo dedicado a un hecho histórico muy importante como fue la  ocupación y saqueo de la ciudad de Cuenca por las tropas carlistas un 15 de julio de  1874  y la posterior liberación de los prisioneros hechos en esta toma  en nuestro pueblo el 20 de julio de 1874.

Fue el 15 de julio de 1874 cuando un ejército formado por una cantidad cercana a los quince mil soldados carlistas, al mando del infante Alfonso Carlos de Borbón y Austria. Este, el hermano del que para sus seguidores era Carlos VII, y de su esposa, María de las Nieves de Braganza, más conocida como doña Blanca, tomaron con sangre y fuego la ciudad de Cuenca. Los carlistas provocaron importantes sufrimientos entre sus pobladores y también entre los soldados liberales, que debían defenderla en condiciones de inferioridad. Se destruyó gran parte de la documentación histórica que se custodiaba en algunos edificios oficiales, entre toda ella la que hasta entonces había generado la Diputación Provincial, y, lo que es más importante, provocaron la muerte de un número considerable de personas, tanto entre los propios defensores como entre la desarmada población civil. También entre los invasores carlistas se produjo aproximadamente unas mil bajas, entre muertos y heridos. Se trata por tanto de uno de los períodos históricos más dolorosos, y también más olvidados, de la historia de Cuenca.

Rescate de los prisioneros hechos en Cuenca en Salvacañete

            Los prisioneros que conducían las tropas carlistas  desde Cuenca  a Chelva,  habían salido el  16-7-1874 de la capital. Después de llegar a Cañete y descansar un breve tiempo, saldrían el 18 hacia su cuartel general cuando muy cerca de la salida  fueron sorprendidos por la Columna de operaciones  de Aragón comandada por el brigadier López Pinto, entablándose un duro enfrentamiento en las inmediaciones y posteriormente  en el mismo pueblo de Salvacañete y consiguiéndose liberar a todos  los prisioneros.

            La Gaceta de fecha 23 de julio, en un suplemento especial, daba cuenta del suceso en los siguientes términos:

“ Teruel, 20 de julio de 1874. La brigada de mi mando  obtuvo en la mañana de ayer en  Salvacañete, provincia de Cuenca, una importantísima victoria sobre gran parte de las facciones de D. Alfonso que custodiando 700 prisioneros  de todas las armas  e institutos  hechos en la toma de Cuenca, se hicieron fuertes en dicho pueblo, logrando rescatar a todos ellos, derrotando completamente al enemigo, causándole muchos muertos, bastantes prisioneros, entre ellos siete  jefes y oficiales,  y el principal que mandaba  aquella, el barón de Benicarló, cogiéndole armamento,  municiones y caballos,  efectos de guerra y bandas militares. Con todos, he regresado a esta  para cumplimentar  orden superior del Excmo. Señor  capitán general.
            Las fuerzas a mi mando han practicado esta  operación con muchísimo arrojo y serenidad, que se necesitaba parta llevar  a cabo tan difícil empresa, sin  que peligrar la vida  de nuestros prisioneros.
            No tengo palabras bastantes  con que manifestará V.E.  la conducta observada  por tan bravos  y sufridos soldados; bástele saber  que obtuvieron  este importante  resultado después de 22 horas de marcha  sin descanso, por medio de las sierras de Albarracín y Valdelucal, y tres días de carecer  absolutamente  de raciones , pues solo en Salvacañete  pude conseguir  un pan por cada diez soldados.
            Hechos  d esta magnitud  y trascendencia  la superior ilustración de V.E. lo apreciará debidamente, comprendiendo  que  si con honra sucumbió Cuenca, tengo el grandísimo honor  de que la brigada  a mis órdenes, arrebatando al enemigo todos los prisioneros, le arrancará el principal laurel adquirido en aquella desgraciada jornada[1].”

            Con el enfrentamiento victorioso y rescate de los prisioneros  - continua  diciendo La Gaceta por las tropas liberales del brigadier López Pinto, en Salvacañete,  se daba un extraordinario golpe de gracia  al desarrollo del conflicto. Analizando las verdaderas causas  de este triunfo podremos valorar más su importancia. Por una parte las fuerzas osabelinas debieron moverse  por las fragosidades montañosas del Maestrazgo, de la Sierra de Albaracín y de la Sierra de Cuenca, permitiendo llegar por sorpresa  a   las proximidades de Salvacañete. Por otra parte  el ejército carlista tenía muchas dificultades para sus movimientos por el elevado número de prisioneros  y carros de material que transportaban. Si  a todo esto le añadimos la confianza que  las propias  fuerzas carlistas  tenían en sí mismas después  de su paso triunfal por Cuenca, entenderemos el resultado final de su derrota en Salvacañete.
            En la documentación municipal de Cuenca  aparece un telegrama  del  López Pinto  al Ministro de la Guerra dándole conocimiento de su victoria sobre los carlistas en Salvacañete.
 El 20 de julio de 1874, obtuve en Salvacañete  una victoria  sobre parte de las tropas  carlistas  de D. Alfonso que custodiaban a 700 prisioneros  de todas las armas  y se hicieron fuertes  en el pueblo de Salvacañete, lográndose rescatar a todos ellos, causando leal enemigo muchos muertos  y bastantes prisioneros, entre ellos 7  jefes y oficiales. La victoria se obtuvo después de 22 horas de marcha  sin descanso[2].

            Aunque la victoria fue completa, parte de las tropas de vanguardia lograría escapar  junto a los infantes y varios  de los jefes principales. Como vieron que era imposible vencer a López Pinto y recuperar a los prisioneros, continuaron  viaje a Chelva donde llegaron el 29 de julio,  a las cuatro de la tarde. Posteriormente saldrían de Chelva  en tres direcciones distintas, una de ellas Teruel a la que querían sorprender como hicieron en Cuenca “ En Chelva han demostrado  los carlistas lo mucho que han robado en la desgraciada Cuenca, puesto que simples  individuos  llevaban en sus  cintos  10.000 y 14000 reales  en oro y plata. Su dirección era Teruel, a la que pretendían sorprender  al igual que lo habían hecho en Cuenca[3].”

            La acción de Salvacañete va a ser muy importante  y trascendental para  elevar la moral de  las tropas liberales  y a su vez, mermar a las carlistas que, hasta ese momento se habían salido victoriosas  de nuestras tierras en la última parte del conflicto. Fue una acción de estrategia militar, conseguida a fuerza de sorpresa  y de una desesperada marcha, sin descanso desde tierras aragonesas  hasta llegar a la raya fronteriza  entre reinos, donde lo intrincado del terreno  facilitó el éxito.
Salvacañete  padeció un  duro y encarnizado enfrentamiento en sus calles,  algunos edificios fueron incendiados como consecuencia de su tenaz resistencia. Los habitantes, que habían padecido  jornadas anteriores, las devastadoras correrías  de las tropas carlistas afincadas en Cañete  e incluso el ajusticiamiento en la plaza pública de  alguno de sus habitantes, aprovecharían el momento para colaborar con las fuerzas de López Pinto a las  que suministraron  raciones de pan, un pan para cada diez soldados. En algunos edificios de  Salvacañete aun puede verse  en el momento de esta investigación, febrero del 2002, las huellas de aquellas jornadas  del año 1874  cuando los carlistas fueron vencidos aquí por las tropas del brigadier López Pinto. Los tablones de los tejados están negros e incluso alguna casa que no han reformado la cámara pueden verse las huellas del incendio.
Entre las tropas vencedoras destacó un conquense  D. José Laso, perteneciente Ala 1º Brigada de la 3ª División del ejército del Centro. , por entonces afincado en Teruel, que con su esfuerzo y valentía favoreció el rescate de los prisioneros  conquenses en Salvacañete. Por este motivo numerosos vecinos de Cuenca  enviaron una instancia al entonces alcalde de la ciudad  D. Manuel Zarco, para que  se le diese un voto de gracia  y se ascendiese a brigadier a D. José Laso Pérez, por su participación afortunada en el rescate de Salvacañete producido el día 18 –7 –1874. Esta solicitud la firmaron 234 vecinos  y la corporación municipal contestó afirmativamente el 12-12-1874, nombrándole hijo predilecto de la ciudad. Desde Teruel, lugar donde residía. D. José Laso envió una carta de agradecimiento  el 12 de enero de 1875, junto al comunicado del alcalde de Teruel D. Carlos Tarrat[4].
De la acción de Salvacañete en julio de 1874  se hacía eco 100 años después  el Diario de Palma de 25 de julio de 1974, en la sección Sucedió hace 100 años.

   
Sucedió hace 100 años
25 de julio de 1874
Leemos en el “Diario de Palma
            Capitanía General de  las Baleares.
El señor Ministro de la Guerra  en telegrama de ayer  me dice lo que sigue: “ el brigadier López Pinto en telegrama transmitido por Sigüenza participa  que en la mañana de  anteayer, obtuvo en Salvacañete una importantísima victoria sobre gran parte de las facciones  de don Alfonso que custodiando lo setecientos prisioneros  de todas la s armas  e institutos hechos  en la toma de Cuenca, se hicieron fuertes  en aquel pueblo, logrando rescatar a todos ellos, derrotando al enemigo, causándole muchos muertos, bastantes prisioneros, entre ellos siete  jefes y oficiales  y el principal que mandaba las fuerzas, barón de Benicarló, copándole armamentos, municiones, caballos, efectos  de guerra y bandas militares. Las tropas han  practicado esta operación con muchísimo arrojo y serenidad  obteniendo tan importante  resultado  después de veintidós horas de marcha  sin descanso por medio  de las sierras de Albarracín y Valdelucal y de tres días de carecer de raciones  pues solo en Salvacañete  pudo conseguirse un pan para cada  diez soldados. El gobernador militar de Teruel da conocimiento de la llegada  del señor López Pinto a aquella ciudad, conduciendo la guarnición de Cuenca, rescatada  en dicho encuentro. Lo que he dispuesto se publiquen  para conocimiento  de los leales habitantes  de esta isla  P.D.J.H  de Ariza.
    (Reproducción de parte de la página del Diario de Palma de 1974[5] dando información de lo que  publicó   hace 100 años, en 1874 sobre la acción de Salvacañete)

            También aparece reflejada la acción contra los carlistas en Salvacañete en la Historia de Utiel[6] de D. Miguel Ballesteros Viana en estos términos: “ La expedición, en medio del mayor regocijo, dejando sembrada la desolación en la ciudad  y el pánico en las comarcas vecinas, encaminose a sus guaridas; pero al llegar a Salvacañete (20 de julio) tropezó con las fuerzas del coronel Lasso y Cobo, que después de 22 horas  de marcha por sierras de Albarracín, faltas de víveres  hasta el punto de tener  que repartir  en la maña del 18 un pan por cada diez soldados, acometió a los contrarios con tal denuedo que rescató 700 de ellos, haciendo algunos a los carlistas  entre los que se contaba el barón de Benicassim..”

            Cuando López Pinto rescató a los prisioneros en Salvacañete se procedió a su vuelta a la capital. Primero fueron a parar a Teruel y desde allí so organizó el regreso. Para ello se buscaron lugares seguros  que permitieran alojamiento y albergue. El camino seguido implicó a varios ayuntamientos en la prestación de ayuda  que luego reclamarían  como así lo hacían los pueblos de Valmadrid y Teruel, solicitando 85 y 511 pesetas respectivamente  como gastos de socorro. Igual sucedía en Cócera, localidad de Teruel, donde su alcalde  solicitaba 85 pesetas[7].  En la zona conquense solamente el pueblo de Villar del Saz de Arcas reclamó al Ayuntamiento de Cuenca  49 pesetas y 49 raciones de pan, por boca de su alcalde D. Mariano Peñalver. En agosto de 1875 se le pagó, según consta en el Archivo Municipal de Cuenca[8].

            Tras los sucesos acaecidos en Cuenca, el posterior rescate de los prisioneros en Salvacañete y la victoria sobre las tropas carlistas, los diferentes gobiernos municipales  comenzaron  a realizar  las investigaciones para detectar posibles carlistas  o personas que habían apoyado esta causa entre sus ciudadanos. Primero se decretaron medidas de indulto si se presentaban voluntariamente. Posteriormente  se efectuaron indagaciones  sobre personas sospechosas de haber apoyado la causa carlista.
            En el  caso de nuestra zona, y más concretamente en Cañete, al haber permanecido mucho tiempo  fuerzas carlistas en la localidad, y donde se había obligado a la población a darles apoyo durante la primera y tercera guerra carlista, quedó establecido el Batallón de Reserva nº 1,  bajo  la dirección del comandante D. José Aguilera y Egea. Las investigaciones realizadas a vecinos de esta población y de otras próximas  determino que fuese encarcelado  y posteriormente juzgado D. Lucas García Martínez, vecino de Villanueva de los Escuderos, quien había sido hecho prisionero  y fue rescatado en Salvacañete por su relación con las fuerzas carlistas, y, cuya pertenencia a las fuerzas  estacionadas en Cañete[9]  durante la dominación carlista estuvo comprobada. Lo mismo sucedió con Benigno Jiménez, quien se acogió al indulto el día 29 de enero de 1875, presentándose ante el alcalde de Zafrilla. En Villar del Humo se acogería al indulto  Zoilo Navarro Cejalvo, el  10 de mayo de 1875. Había pertenecido a la facción de Palacios. Telesforo Mariana, natural de Las Majadas será apresado durante la investigación.








Iglesia parroquial de nuestra Señora de  la Asunción de Salvacañete uno de los  edificios que sufrieron los efectos de las guerras carlistas del siglo XIX en las que Salvacañete tuvo un papel importante como lugar de paso.






Junto a  lo que fue posada del tío Juan Valero, en  su era, al lado de donde está el frontón municipal establecieron su campamento las tropas carlistas cuando pasaron por Salvacañete con prisioneros hechos en la toma de Cuenca. Aquí fueron recuperados  por las tropas isabelinas. Por Salvacañete también pasó el  príncipe Carlos, aspirante al trono de España por los carlistas. Se alojó en la casa del cura o casa abadía.Foto Mariano López Marín



Foto antigua de Salvacañete en 1930 .Gentileza de Amadeo Muñoz

Espero que os gusten estos breves apuntes históricos y os deseo una muy felices fiestas  2014 bajo el amparo de nuestra madre la virgen de Valdeoña.
Salvacañete, septiembre de 2014.
          Vuestro paisano y amigo.
          Mariano López Marín


En Salvacañete  y en  varias de sus aldeas se desarrollaron acciones  en las  guerras carlistas. A destacar: Torrefuerte, Masegarejo, el Valle Carmona, la Hoya del Peral y Los Cortijos. Algunos  soldados  que murieron en estas guerras fueron enterrados en  los cementerios de El Masegar y de Salvacañete pero la mayoría  quedaban sobre el  terreno y los enterraban donde morían. En Peñarroya aparecieron varios cadáveres junto al Cabriel muertos  en  acción militar carlista que tengo documentada



                                  Aldea de Hoya del Peral ( Salvacañete)

                                Imagen de Salvacañete desde el paraje de La Solana, encima de la Dehesa.  M.Lopez Marín.
Este edificio de Salvacañete  conocido como " el teatro" fue testigo de las guerras carlistas.
Foto M. Lopez Marín.

Plaza de Salvacañete.En ella y su entorno estuvieron tropas carlistas e isabelinas..
Foto M.Lopez Marín


[1] La Gaceta. 23 de julio de 1874. Madrid.

[2] Archivo Municipal de Cuenca A.M.C.  Leg. 673. Exp.22.
[3]  Romero Sáiz, MIGUEL   “ LAS GUERRAS CARLISTAS en Tierra de Cuenca. 1833-1876”. Cuenca 1993.Pág 217 tomada de  La Gaceta de 20 de julio de 1874.
[4] Archivo Municipal de Cuenca. A.M.C. Leg 673. Exp.  31. Recogido por Romero Sáiz. MIGUEL   “ LAS GUERRAS CARLISTAS en Tierra de Cuenca. 1833-1876”. Cuenca 1993.Págs 217-218.
[5] “Diario de Palma”. 25 de julio de 1974.Sección ocurrió hace 100 años, 1874.
[6]  Ballesteros Viana, MIGUEL “Historia de Utiel”. Tercera Edición. M.I. Ayuntamiento de Utiel. Gráficas Llogodí. Utiel 1988.Pag 763.
[7] Archivo Municipal de Cuenca. A.M.C.   Leg 705.Exp. 4.
[8] Archivo  Municipal de Cuenca, A.M.C. Leg 8811. Exp 22.
[9] Archivo Municipal de Cuenca A.M.C. Leg. 811,Exp 29.



(C) MARIANO  LÓPEZ MARÍN