Entrada destacada

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA DE SALVACAÑETE COMO ALDEA DE MOYA

  Este trabajo que  os doy ahora a conocer  fue una  conferencia  que realicé  en la Iglesia de Santa María de Moya el 11 de agosto de 2003...

jueves, 23 de abril de 2015

EL LEVANTAMIENTO DE LAS COMUNIDADES DE MOYA.PARTICIPACIÓN DE REQUENA,MIRA Y OTROS LUGARES


El levantamiento de las COMUNIDADES DE MOYA.Participación de Requena, Mira y otros lugares Consecuencias para sus aldeas. Participación del Señor de las Veguillas
                                  
               MARIANO LÓPEZ MARÍN

Los intentos de las antiguas aldeas del Marquesado de Moya por volver a la jurisdicción real. Participación de los comuneros de  Requena,Mira y otros lugares

Este trabajo lo presenté al  III CONGRESO DE  HISTORIA COMARCAL. CAMPORROBLES, MIRA Y REQUENA   (Del 9 al 11 de Noviembre 2007).
Está publicado también  en la REVISTA OLEANA  del CENTRO DE ESTUDIOS REQUENENSES  y en la web :

http://reunificaciondecastilla.blogspot.com.es/2012/05/las-comunidades-de-castilla-en-las.html

Lo publiqué hace unos años en la web de Salvacañete pero está inactiva y ha desaparecido el contenido por eso lo vuelvo a publicar en este blog de historia.


En la investigación que realicé sobre  la historia de Salvacañete encontré  algunos datos relacionados con la  rebelión comunera en el Marquesado de Moya íntimamente ligados a la historia de Salvacañete y a la de la antigua villa de la Torre  de las Veguillas, actual Torrefuerte. Incluso algunos de ellos hacían referencia a las  consecuencias que esta rebelión comunera tuvo  para  antiguas aldeas del Marquesado como Alcalá  de la Vega y El Cubillo, Boniches, Cardenete o Cañete como villa del antiguo Marquesado de Cañete. Todo ello me indujo a seguir investigando sobre esta rebelión comunera para conocerla mejor. Muchos hechos acaecidos siglos después en Salvacañete y otras aldeas del antiguo marquesado de Moya se explican como consecuencia de  las revueltas comuneras en Moya y sus Tierras entre 1520 y 1522.

Tengo que destacar  que  hay  excelentes  trabajos sobre este tema y partiendo de ellos y de otros documentos[1] intentaré dar una explicación de por qué se fraguó esta rebelión en el Marquesado y las consecuencias que tuvo  para muchas de sus aldeas. Papel importantísimo en la rebelión tuvo el señor de la fortaleza de las Veguillas, Señor de Valverde y de Almodóvar del Pinar que jugó en la misma  con dos barajas, como después veremos. Por una parte ayudó al marqués de Moya a sofocar la rebelión y por otra quería sacar provecho de la misma.
Hay un trabajo[2] de Sara T Nalle, profesora del Departamento de Historia  del William Paterson College. Wayne,New Jersey,U.S.A que aborda ampliamente la rebelión comunera en el Marquesado entre 1520 y 1521. Hace mención a las grandes obras[3] que tratan la rebelión comunera en Castilla. Insiste en que  la descripción general  de esta rebeliones rurales  aparece en al obra  Las comunidades como movimiento antiseñorial  de J. J. Gutiérrez Nieto en el que estudia en toda Castilla el papel de estas revoluciones , aportando nuevos datos y corrigiendo a la  interpretación que había hecho José Antonio Maravall de las comunidades como revolución exclusivamente urbana.[4]
A comienzos del siglo XVI, la mitad meridional  de la diócesis de Cuenca  era un mosaico de jurisdicciones  señoriales  y reales . Los tres grandes títulos de la región eran los marqueses de Villena , Moya y Cañete . El propio rey tenía el señorío de algunos pueblos  en calidad de Maestre de la orden de Santiago. Además buen número de la nobleza menor poseía entre uno y tres pueblos[5].  Comunidades  de todas las jurisdicciones se rebelaron en 1520.  El  Marquesado de Moya tenía entonces 32  poblaciones , en la frontera de Castilla con Aragón y Valencia . En la actualidad Moya está desierta y toda esta comarca casi despoblada., pero incluso a principios del siglo XVI  esta zona tenía un poblamiento escaso. Si embargo la villa de Moya tenía  su importancia como plaza de frontera y como puerto seco[6], y la comarca abastecía a la ciudad de Valencia de ganado, cereales y madera . Unos cuantos pueblos tenían incluso manufacturas de lana[7]. Una familia , la de los Ruiz de Castelblanque procedente de Albarracín, que en el  siglo XIII se establecería   en lo que sería después el Señorío de Las Veguillas, Torreforte o Torrefuerte, en término de Salvacañete por donación al haber participado en las conquistas de Albarracín y Teruel, tuvo una rama afincada en Valencia  precisamente dedicada al negocio de los ganados y de la lana. D. Gil Ruiz de Castilblanque[8], que fue uno de los señores más poderosos de Aragón, casó con la noble dama  doña Toda Ruiz  de Azagra, naciendo de este enlace Lope Ruiz de Castilblanque[9], Señor de Tormón, Cuervo, Tramacastiel, Cascante , Sot, Chera, etc., que contrajo matrimonio con Doña María García de Albornoz. Este matrimonio lo afirma  Antonio Suárez de Alarcón y lo corrobora Salazar y Castro[10], añadiendo que de esa unión fueron hijos : 1º Ramiro Ruiz de Castilblanque, Señor de la casa de su padre  y fallecido sin sucesión; doña Toda Ruiz de Castilblanque, que casó en la casa de Heredia, y 3º, Gil Ruiz de Castilblanque, Señor de la villa y castillo de Veguillas , que en su mujer doña Sentina Vivas de Libori tuvo a Lope Ruiz de Castilblanque ,segundo Señor de Veguillas, que casó con  doña Teresa Sánchez y fueron padres de Álvaro Ruiz de Castilblanque, tercer señor de  Veguillas, que murió sin sucesión, y de doña Elvira Ruiz de Castilblanque , cuarta Señora de Veguillas ,que con su marido Fernán Ruiz de Alarcón fue progenitora de la gran casa de Alarcón.
Martín de Viciana[11] dice que los del apellido Castell – Blanch, en el reino de Valencia , tuvieron un solar en la ciudad de Cuenca ; pero conviene  advertir que ese solar de Cuenca  fue fundado por los Castellblanco o Castilblanque aragoneses, que no sólo se extendieron por Teruel y Albarracín, sino que se establecieron  también en Cuenca y pasaron a Castilla y Portugal, poseyendo en el reino lusitano casa solar en Vilanova.
El mismo Vician dice que los Castellblanco de Cuenca se dividieron en varias ramas, quedando unas en Castilla y pasando otras a la ciudad de Valencia, donde el trato con ganados y lana[12]  aumentaron su patrimonio, llegando a ser Señores de la casa de Arrancapinos. También fueron señores de Torrebaja en el Reino de Valencia.

Nos dice Sara T Nalle que para los rebeldes de Moya  la sublevación nacional  de 1520 era una oportunidad de  revivir su centenaria lucha  por el retorno a la jurisdicción regia. Durante la Edad Media  Moya y su Marquesado habían permanecido a la  corona de Castilla y habían recibido privilegios  que garantizaban su derecho a permanecer en ella. La villa presumía que durante un corto periodo de tiempo, durante el siglo XIV[13], llegó a estar representada en las cortes de Castilla. En el caso concreto de Salvacañete el famoso pinar del rento de Tórmeda gozó de privilegios[14] reales en el siglo XIV.,de los cuales nos informa la colección Abella de la Real Academia de  la  Historia.  En el legajo 1º “ Privilegio del rey D. Alfonso para que la villa  no pagase al Marqués cosa alguna por la tala  y corta del pinar de Tórmeda que consumió. Librado en Alcalá de Henares  año de 1383”
Legajo 1º ” Merced que hizo el rey D. Juan  a la villa para que no pagase  cosa alguna por la tala del pinar de Tórmeda. Dado en Madrid en 1382”. Pero la estratégica situación  fronteriza de Moya  convertía a la villa y a todo el Marquesado en un valioso regalo que  la corona podía usar para recompensar servicios prestados. Así ocurrió, y en 1475 Moya cayó en las manos ávidas de Andrés de Cabrera y Beatriz de Bobadilla.  Fernando  e Isabel, los Reyes Católicos,  enajenaron definitivamente el territorio moyano otorgando  a D. Andrés de Cabrera el título de Marqués , lo que le permitía incorporar la comarca a su mayorazgo y disponer de alcabalas, portazgo, tasas y justicia[15]. La respuesta de Moya fue la rebelión. En 1483 el pueblo de Moya se  levantó contra  Beatriz de Bobadilla, pero el tumulto se sofocó rápidamente.
Además de la inestabilidad política  por la concesión del título de Marquesado, dos asuntos económicos  causaban malestar en la población  de esta zona del recién creado Marquesado de Moya a comienzos del siglo XVI; la escasez de  tierras de labranza[16] y  pastos[17], y el comercio con Valencia. La falta generalizada de tierras era consecuencia del rápido crecimiento demográfico. El pueblo de Landete , por ejemplo, parece haber pasado de  50 a 100 vecinos  en el corto espacio de tiempo de 40 años[18].Desde luego , los campos de la región no eran tan fértiles como para sostener tan rápido crecimiento. En el término de Cardenete los suelos eran tan pobres  que sólo podían cultivarse cada cuatro años, y en algunos lugares cada veinte.[19] Hacia 1500 Cardenete contrató la dehesa de Yemeda que pertenecía al término de la  ciudad  de  Cuenca . Así consiguieron una buena fuente de alimento en posterior pleito con Cuenca el concejo de Cardenete argumentó que  esa tierra era muy necesaria para su localidad  y que  eran sólo cinco familias las que ocupaban las tierras ,con dos viudas cabezas de familia  que no podían trabajar sus posesiones [20].

       El problema del comercio con Valencia era más complicado. Al sur de Moya se encontraba la villa de Requena, uno de los principales pasos fronterizos entre los reinos de Valencia y Castilla. Junto con  las cercanas  Utiel e Iniesta, Requena  era una de las villas que habían vuelto al realengo en el siglo XV. La economía de  Requena dependía tanto de sus propias producciones  de trigo, madera  , paños y  ganado  como de las mercancías que pasaban  por la villa  para el mercado valenciano[21]. Cuando la corona de Castilla  otorgó al Marqués de Moya  el derecho de portazgo y de exportación de productos locales, Moya se convirtió en una indeseada competidora para el comercio de Requena. Ambas circunstancias – deseos de libertad  de los moyanos  y la tensión política entre Moya y Requena – jugaron un papel en la rebelión y siguieron actuando después  de la desaparición de las  Comunidades. Y eso explica también el apoyo de la villa de Requena, al igual  que lo hicieran La Motilla e Iniesta a los rebeldes  de la comunidad de Moya y los fuertes lazos que existieron entre los comuneros de estas cuatro villas.
            La rebelión comunera se inició en Cuenca  en julio de 1520 cuando la Comunidad de Cuenca se rebeló contra el  corregidor real.[22]. La  rebelión se inició en el sudoeste de la provincia , lindante con Toledo  ciudad  comunera por  excelencia, y se dirigirá hasta el este , alcanzando Moya a principios de octubre y Requena  en Noviembre. La rebelión de Moya comenzó un día de octubre de 1520 y sorprendió al Marqués Juan Fernández de Bobadilla, enfermo  en su  palacio de  Cardenete , pueblo que en  estos días se convertía en la segunda capital del  marquesado. La villa de Moya y  aldeas sin identificar[23]  participaron en la creciente y triunfante sublevación. Al principio , Cardenete fue leal al marqués pero cuando  la  noche del 30  al  31 de octubre tres mil hombres armados llegaron a la población, esta localidad  traicionó a su señor. El marqués se vio obligado a huir al castillo de  la cercan Villora con su mujer e hija. Los rebeldes saquearon el palacio de Cardenete y se llevaron tapices, joyas, oro plata, etc. y le persiguieron a Víllora, causándole más pérdidas y sobre  todo agraviándolo.[24]Desde Víllora, y para poner  a su familia a salvo Cabrera se dirigió a Solera, población señorial fuera del marquesado, pero en estos trances siguió perdiendo bienes  y hombres, entre ellos dos sobrinos.[25]. Aunque la rebelión comenzó y prosiguió en la villa de Moya , el marqués acabaría por  reservarse  una venganza para la infiel Cardenete.
            Poco a poco los rebeldes moyanos fueron consiguiendo aliados. Hacia finales de octubre de 1520 el concejo de Cuenca  tuvo que ordenar a los lugares  del marquesado de Villena  que no fuesen en auxilio de los comuneros de Moya[26]. A lo largo de toda la revuelta comunera el mensaje y el mandato  que dieron  el gobierno de la ciudad de Cuenca  y el gobierno real fue que las  comunidades lindantes con el territorio moyano   no secundasen a los comuneros . En Noviembre de 1520 la villa de Requena, que era la más importante  de la región, se rebeló.  Tomaron el control de  su fortaleza, se aprovisionaron de trigo y municiones  y enviaron un procurador a la Junta, la cual les ordenó extender  la rebelión más allá  de su distrito[27]
            El gobierno real montó una contraofensiva . El cronista Santa Cruz menciona dos batallas en noviembre en Carboneras , la segunda de las cuales el día 14, habría terminado con toda la residencia del marquesado. El hecho tuvo lugar en Carboneras , pero la rebelión distaba de acabar.  La regencia encomendó  la recuperación de Moya  a don Jorge Ruiz de Alarcón, señor de Valverde de Júcar  y de la villa y castillo de las Veguillas de las  Truchas ,la Torrefuerte o Torrefuerte., esta última lindante con Moya, en término de Salvacañete. Este hecho está documentado  en lo siguientes términos:
Así nos habla un texto clásico en la historia de Moya  de D. Juan Cabrera, Segundo Marqués de Moya.[28] ” Sucedió D.Juan a sus padres en el Marquesado de Moya en el año 1511. Fue caballero de la orden de Santiago y muy parecido a sus progenitores en las virtudes. Hácese mucha memoria de él en  las Crónicas del Señor Emperador, refiriendo la fineza con que  obró en las reboluciones  del Reino y en sosegar los tumultos de Valencia que llamaron Germanía asistiendo con sus personas y gente que levantó a su costa  y con sus criados y vasallos a Diego Hurtado de Mendoza, conde de  Melito, Virrey de aquel Reino, que administró con gran valor e industria aquella guerra. No le dieron  menos en qué entender  sus vasallos de  Moya, que habiendo faltado los Reyes Católicos que mantenían con su autoridad la merced que hicieron a sus padres: y hallando buen ocasión en las revoluciones de Valencia  y Castilla procuraron sacudir el yugo del nuevo Señorío pretendiendo que no podían haber sido enagenados, y llegaron  a tomar las armas contra el Marqués con tanta osadía que les arrojaron fuera de Moya y se apoderaron de su fortaleza, salvando con gran riesgo su persona y familia rompiendo por en medio de los amotinados  que se le opusieron al paso cerca de Fuentelespino a donde tuvo con ellos un fuerte reencuentro, en que murieron muchos de una parte  y de otra y apenas  pudo recobrarse en Cardenete, en cuya memoria conserva  hasta hoy aquel sitio el nombre de Cañada de la Matanza. Continuaron su insolencia los amotinados, cometiendo robos, muertes y otras  violencias, como gente desenfrenada, que  habían perdido el respeto a Dios y a la justicio. Pero el marqués juntando los socorros que pudo de amigos  y deudos, y asistido por orden particular del Señor Emperador, de Jorge Ruiz de Alarcón, señor de Valverde[29], que le acudió con su gente de armas, se volvió a restituir lo que era suyo, cobrando la fortaleza y todo lo demás del estado y haciendo justicia  en los principales movedores  de aquella rebelión y por mandato de los  Gobernadores del Reino y del Supremo Consejo, fueron muchos condenados  a  muerte y perdimientos de bienes  aplicados a la Cámara del marqués de quien le pusieron en posesión inmediatamente: en que se portó con tanta  humanidad y clemencia  que viendo su estado  en la quietud que deseaba  perdonó  a todos los ausentes  y restituyó los propios  y bienes a los Concejos y particulares  sin reservar en sí cosa alguna, como consta en la Escritura de perdón general que otorgó  juntamente con su hija y yerno en la villa de Moya  en 20 de agosto de 1525..”
    El conde  de Santiesteban, hijo del marqués de Villena ,  y el marqués de Moya  se hallaban actuando en la zona de Carboneras  cuando ocurrió esa contraofensiva  real  contra los comuneros  moyanos en dicho pueblo el día 14 de noviembre. D. Juan de Cabrera  recuperó la capital del marquesado[30] ,con ayuda  de D  Jorge Ruiz de Alarcón, tal y como se ha podido comprobar en el texto citado anteriormente.
            La ocupación de Moya por Cabrera duró poco tiempo. Antes de la toma de la villa , su concejo había escrito a la ciudad de Cuenca  manifestando la decisión popular  de volver al realengo o morir en el empeño[31].  Dos legados, Pedro de Alarcón y Jorge Quixana, fueron equipados con traslados de documentos  del archivo municipal  y enviados hacia Flandes  vía Tordellillas, que estaba entonces en poder del rey[32]. En el mismo momento en que el marqués estaba perdonando a sus vasallos y tratando de recuperar los bienes saqueados, los cabecillas de las comunidades de Iniesta, La Motilla y Requena hacían recluta conjunta de tropas   a través del marquesado de Villena y pedían artillería y  refuerzos a la Valencia rebelde.[33], a sus  germanías. El conde de Santiesteban, en posesión  ya de la fortaleza de Cuenca, se dio cuenta del peligro que corría  y propuso unir fuerzas  con la ciudad de Cuenca  para interceptar a los invasores  antes de que alcanzasen Moya[34]. Era demasiado tarde porque la fuerza comunera  llegó a Moya a  finales de enero  o principios de febrero de 1521 y puso sitio al alcázar, bloqueando dentro al marqués. En el espacio  de pocas semanas nuevamente Cabrera se veía forzado  a capitular  ante sus vasallos  y por segunda vez en  cinco meses Moya  lograba echar a su señor  de su alcázar[35]. De esta manera, Requena, que había ido en auxilio de Moya , ponía fuera  de combate a su rival económica , ya que , además de hacerse con la administración y el justiciazgo, sus cabecillas  comenzaron a recaudar el portazgo y supervisar  la exportación de ganados  a través del territorio moyano.[36]
            Otra vez, el gobierno regio hubo  de ordenar la liberación de Moya. Esta vez el corregidor de Cuenca, el licenciado Rodrigo  de Cárdenas fue autorizado  a tomar 1000 ducados de las arcas reales  y a levantar un ejército para la campaña.[37] El corregidor Cárdenas era un funcionario muy competente y en poco tiempo puso en pie una tropa de 800 hombres, nombró lugarteniente al  licenciado Montalvo y se encaminó hacia el sur.  Parece ser que Cárdenas encabezaba los combates  mientras Montalvo, actuando como juez, iba detrás ejecutando justicia. Posteriormente veremos los famosos juicios del licenciado Montalvo en Moya cuando se condenó a más de 800 personas por su participación en el levantamiento comunero. Durante la contraofensiva, el licenciado Diego de  Aller , procurador de Moya en la Junta , fue capturado y entregado a Montalvo. Montalvo lo juzgó a él  y a otros muchos rebeldes  en presencia y en ausencia , ejecutando a bastantes y  decretando  un total de 804 sentencias.[38]
       Nada más acabada la rebelión, Juan de Cabrera  hizo lo que suelen hacer  los señores, reafirmar  lo que pensaba que eran sus derechos señoriales sobre Cardenete. Obligó a los vecinos a reconstruir la vieja fortaleza, resaltando el objetivo de que la artillería pudiera ahora rechazar  un ataque campal, lanzado desde la villa, así mismo los vecinos se vieron obligados a cercar diversos pastizales[39], entregar dos fanegas[40] de trigo por cada veinte que recogiesen y pagar compensaciones en metálico.[41] A los tres años de semejante castigo  Cardenete decidió rebelarse. El plan de la rebelión fue preparado   entre un inquisidor de Cuenca ,con parientes en la villa de Cardenete , uno de los líderes fugados de la comunidad de Moya  y que estaba viviendo en casa del inquisidor  y los comuneros supervivientes de Cardenete. La rebelión se fijó para el día de San Bartolomé de 1524, pero hubo un delator  antes de que se pudiese entrar en acción. Se arrestó a bastantes cardeneteros que fueron enviados a la cárcel real de Valladolid.[42] Desde ese momento los habitantes de Cardenete descubrieron una forma mejor de defenderse , apelar al Consejo de Castilla. Este recurso de la villa de Cardenete a la justicia real  resultó muy eficaz. Esta pequeña comunidad se enfrentó a uno de los señores castellanos  más poderosos  y obtuvo algunos éxitos importantes. Primero lograron un mandamiento al marqués para  que él y sus hombres  se guardasen de molestar a los vecinos , y un segundo mandato  confirmó el derecho de los vecinos a portar armas.[43] El 7-XI-1524 el  Real consejo mandó al marqués interrumpir  los trabajos forzados  y las compensaciones , encargando un investigación sobre la legalidad de las imposiciones marquesales.[44] Cardenete reaccionó rápidamente  y demandó al marqués 150.000 maravedís  en concepto  de compensación por los trabajos forzados  y el tributo.[45]. Con la moral muy alta por el éxito logrado ante el Real Consejo, Cardenete  pidió a este,  a principios de 1525, permiso para derribar la fortaleza , y se opuso al proyecto del marqués  de una leva[46] extraordinaria de 1000 ducados en todo el marquesado.[47] Cardenete sacó adelante también esas  peticiones [48]La contraofensiva de Cardenete culminó con la renovación del sueño comunero de  retornar todo el marquesado a la jurisdicción real. El gobierno considero tan  interesante al argumentación de Cardenete  que el consejo de Castilla nombró en 1527 un fiscal encargado  del caso, el licenciado Pedro Ruiz, y ordenó la instrucción.[49]. Parecía que Cardenete  había triunfado  en su demanda sobre  la condición legal del marquesado, pero como la posesión es el 90 % de la ley , el marquesado de Moya  siguió en manos  de la familia Cabrera  hasta la extinción de los señoríos , en el siglo XIX.

 Consecuencias de los movimientos comuneros para las gentes y  aldeas  de Moya.

          Si hacemos un análisis de los sucesos  acaecidos en el marquesado de Moya entre 1520 y 1527 no cabe duda que la  de Moya fue una  rebelión antiseñorial. Analizando por una parte  la reconstrucción  e interpretación de los  acontecimientos     y por otra cómo los percibían los  propios actores  dentro de sus papeles respectivos, labor que corresponde a los historiadores, podemos  introducirnos en la naturaleza de la rebelión y cómo se entendió en su momento.
            Lo que si está claro es que todas las partes –rebeldes, marqués y la corona – están de acuerdo en que  lo que ocurrió en Moya fue una “ guerra” con movimientos de tropas, artillería , batallas, muertes y destrucción de propiedades.[50]
            Las guerras siempre tienen muchas causas, sin duda , y es ahí donde se rebela la comprensión  por los participantes de las motivaciones que hay detrás de los  hechos. El marqués de Moya , por medio de sus agentes legales  y en sus propias apelaciones a la corona , se refiere siempre a la rebelión como “alborotos”, “ alteraciones “ o . “  despectivamente “ las alteraciones  que hubo a voz de la comunidad “. Sólo una vez se refiere a las “ comunidades que se levantaron”. De igual modo los rebeldes que se levantaron  no eran comuneros sino “ alborotadores”“ , “ revolvedores “ y “ traidores” que “ fizieron liga  e monopodio” y fueron responsables de “ muertes y robos”. Desde luego el marqués era señor de sus vasallos  y en ocasiones llama así a los rebeldes , aunque malos  ya que “ creyendo  (el marqués )  en los dichos sus vasallos le tuvieran algund acatamiento, los quales llenos de deslealtad y traycion...”. Por el tipo de lenguaje utilizado por el marqués, podemos comprobar que este ,como dueño del señorío, no estaba dispuesto a dar a los rebeldes  ninguna legitimidad  hasta tal punto que ni  siquiera les llama por comunidad , es decir la voz corporativa del pueblo. Esta actitud se mantiene  en la  historia  oficial de la familia Cabrera  150 años después . Las Comunidades  no tienen sitio en esta historia y  se les nombra como “ reboluciones “ y al pueblo de Moya como “ amotinados “
“D. Juan Cabrera, Segundo Marqués de Moya.[51] ” Sucedió Juan a sus padres en el Marquesado de Moya en el año 1511. Fue caballero de la orden de Santiago y muy parecido a sus progenitores en las virtudes. Hácese mucha memoria de él en  las Crónicas del Señor Emperador, refiriendo la fineza con que  obró en las reboluciones  del Reino y en sosegar los tumultos de Valencia que llamaron Germanía asistiendo con sus personas y gente que levantó a su costa  y con sus criados y vasallos a Diego Hurtado de Mendoza, conde de  Melito, Virrey de aquel Reino, que administró con gran valor e industria aquella guerra. No le dieron  menos en qué entender  sus vasallos de  Moya, que habiendo faltado los Reyes Católicos que mantenían con su autoridad la merced que hicieron a sus padres: y hallando buen ocasión en las revoluciones de Valencia  y Castilla procuraron sacudir el yugo del nuevo Señorío pretendiendo que no podían haber sido enagenados, y llegaron  a tomar las armas contra el Marqués con tanta osadía que les arrojaron fuera de Moya y se apoderaron de su fortaleza, salvando con gran riesgo su persona y familia rompiendo por en medio de los amotinados  que se le opusieron al paso cerca de Fuentelespino a donde tuvo con ellos un fuerte reencuentro, en que murieron muchos de una parte  y de otra y apenas  pudo recobrarse en Cardenete, en cuya memoria conserva  hasta hoy aquel sitio el nombre de Cañada de la Matanza. Continuaron su insolencia los amotinados, cometiendo robos, muertes y otras  violencias, como gente desenfrenada, que  habían perdido el respeto a Dios y a la justicio. Pero el marqués juntando los socorros que pudo de amigos  y deudos, y asistido por orden particular del Señor Emperador, de Jorge Ruiz de Alarcón, señor de Valverde[52], que le acudió con su gente de armas, se volvió a restituir lo que era suyo, cobrando la fortaleza y todo lo demás del estado y haciendo justicia  en los principales movedores  de aquella rebelión y por mandato de los  Gobernadores del Reino y del Supremo Consejo, fueron muchos condenados  a  muerte y perdimientos de bienes  aplicados a la Cámara del marqués de quien le pusieron en posesión inmediatamente: en que se portó con tanta  humanidad y clemencia  que viendo su estado  en la quietud que deseaba  perdonó  a todos los ausentes  y restituyó los propios  y bienes a los Concejos y particulares  sin reservar en sí cosa alguna, como consta en la Escritura de perdón general que otorgó  juntamente con su hija y yerno en la villa de Moya  en 20 de agosto de 1525..”
Los documentos reales  hablan claramente de   la Junta y de la existencia  de comuneros. El  licenciado Montalvo[53], enviado a Moya para juzgar a los rebeldes , escribió un detallado informe  de su tarea , en el que distinguía  muy explícitamente  a los criminales comunes, que sacaron provecho del levantamiento para cometer actos violentos , de aquellos que incurrieron en responsabilidades  por incitar a la rebelión, mandar tropas  y representar a Moya en la Junta  traidora.  Siguiendo al licenciado Montalvo podemos comprobar algunas  consecuencias para los rebeldes moyanos:
Papel importante en  la ayuda al Marques  para salvarse de los  rebeldes lo tuvo Rodrigo de Cárdenas, corregidor de Cuenca y Huete, que acudió a salvar al marqués , cercado por sus vasallos y gentes de Iniesta, Requena, Motilla y Mira  en la villa de Moya , donde[54]le fue  forzado hazer ciertas cartas  de perdon a sus  vasallos  e a sus valedores....”(fº 5v), más adelante , “ e fueron presos Ambrosio Muñoz  e Juan Frances e Juan de  Ortega ,capitanes de Valdemoro y Valdemorillo. Consta por sus confesiones que el dicho Ambrosio Muñoz havía quebrado el brazo a una imagen de la Madre de Dios para le robar los vestidos...”. Luego,” Colpuose a muerte al  Licenciado Diego de Aller  porque consta por  mucho número de probanzas  levanto  al dicho marquesado, e germano con  él todos los lugares  comarcanos...” ( fº 6). . Se condenó también a muerte a  Nofre Deliria ,capitán de Landete , a Diego Vizcaíno, vecino de Cardenete, “ por salteador de caminos e ladrón. Consta por su  confesión , fue alguacil de Cardenete , por la comunidad , y que estaua en vn camino robando a los que pasaron...” ;   a Pedro Real, de Pajarón “ porque  fue en el cerco de su señor y en  las muertes de Carvoneras  e de Almodóvar y en robar lo de Cardenete..”; a Luys García ,de Cardenete  “ porque fue regidor del dicho lugar  e porque fue centinela ,espia, y cabo todos los males..”; a Martín del Valle , que trajo de Valencia  gente  y armas , a Juan Vizcaíno de Cardenete, etc.,etc. Azotados y condenados a galeras varios hombres, dos en Moya trece en Iniesta  y dos en Requena , y azotadas varias  mujeres de  distintos  lugares , dos de ellas de Cardenete. “ y fueron dadas  en la villa de Moya  ochocientas y  cuatro sentencias  contra los vasallos del dicho marqués ...Fueron  en el dicho marquesado de Moya condepnados  a muerte en rebeldía  y a perdimiento de la meitad  de los bienes  ochenta y ocho personas  que constó que eran capitanes  de los lugares y alcaldes y regidores de la comunidad ” (fº 7) . Eligieron los vecinos de Requena a Luys de Cárcel y junto con gentes de otros pueblos  fueron a Moya , donde cercaron al marqués[55].

Aunque en 1520-22 la actitud gubernamental  hacia los rebeldes  era , y se comprende dura, en años posteriores  el gobierno hizo causa común con los antiguos comuneros  en el pleito sobre  posesión del marquesado de Moya. Cuando la corona  observó  su  propio provecho en la incorporación del territorio del marquesado a la real hacienda  cambio su punto de vista  acerca de la guerra. Así en 1527, en una real cédula  por el  que  se autorizaba  la instrucción del pleito sobre  la jurisdicción de Moya, el Consejo hablaba  ya de la rebelión  como del “ tiempo que la dicha villa  e tierra  se alzó por nuestra  corona real...”[56]

En cuanto a los rebeldes, tanto dentro como fuera del marquesado las   revueltas locales se parecieron a una guerra civil, con la gente del pueblo de un lado  y  la nobleza y gente de respeto del otro. En octubre de 1520 la Junta de Tordellillas advirtió a la nobleza provincial de Cuenca que no apoyase al marques de Moya. Sin embargo la nobleza local se puso al lado del marqués   y al fracasar la rebelión las casas de los señores locales fueron  saqueadas  y  destruidas. Cuando la ciudad de Cuenca se pasó al enemigo sus ganados fueron objeto de pillaje. Entre lo señores y localidades a “castigar “ por apoyar a los comuneros D Jorge Ruiz de Alarcón, señor de Almodóvar y de la villa y castillo de las Veguillas ; Dª Catalina  Ramírez de Robres  ,señora de Solera;  Hernando de Jaraba ,señor de Huercemes. D. Jorge Ruiz de Alarcón jugó  con dos barajas durante la rebelión y sacó ventaja del caso en provecho propio. Cuando el licenciado Montalvo le impuso  una multa en metálico por actos que no se especifican, Ruiz alegó que los  comuneros le habían  expoliado. Así informa el licenciado Montalvo[57] D. Jorge Ruiz de Alarcón:
E venydo contra Jorge Ruiz de Alarcon , cuya es la villa de Valverde, juez que fue primero por la restitución de su estado ansi a los vecinos de Requena  e Iniesta, Mira  e La Motilla, que pareciesen culpados en la causa, así en aver muerto a los suyos e a sus debdos , com oen aver robado su casa e los bienes  de sus criados e  saqueado su tierra e quemado casa  e fecho vtos. Insultos………..”
                La opinión general de   los comuneros de Moya es  que se consideraban defensores de su derecho a permanecer como súbditos del rey;  “ pues nosotros somos  y queremos  ser de sus  altezas , no avia de aver villa  ni civdad  en sus reynos que nos hiziesen  la contrariedad ...Encomendándonos   a Dios ,moriremos por defenderla  para la Corona...”[58]. Algunas villas recordaban años después su participación en las Comunidades . Este fue  el caso de Iniesta en 1575 que “ fue el tiempo  en que sacaron  gentes de a pie y de  a caballo  y fueron a Cañete y Moya y la ganaron para el rey ...”[59]. La única villa que tuvo escaramuzas con los comuneros fue Cañete  que además trataba de ampliarse a costa de los pastos moyanos, como veremos después.

Salvacañete, Alcalá de la Vega y otras aldeas  moyanas transforman sus términos como consecuencia de las decisiones del marques tras las revueltas comuneras  de 1520-1522.

En la concordia[60] entre Alcalá de la Vega y Salvacañete por las dehesas de la Hoz y el Palancar que tuvo lugar en 1809, se mencionan  unos derechos adquiridos por los ganaderos de Cañete , Salvacañete y  Valdemeca en  la zona de disputas entre Salvacañete y Alcalá de la Vega, objeto de la concordia. Estos derechos  eran ya del siglo XVI, según documento de la Real Chancillería de Granada.
            Ese documento del siglo XVI[61], de más de 3000 folios y escritura muy  complicada, fue consultado por Niceto Hinarejos Ruiz y él  me ha facilitado algunas  curiosidades sobre el mismo. Trata este documento de pleitos entre Valdemeca y Cañete y Moya y sus Tierras  sobre Dehesas, Redondas[62], Ensanches.. etc. En él se menciona la Cañada del El  Cubillo[63] y Palancarejo[64] que tanto Salvacañete, a través de Hernando de Perea[65], jurado del lugar como el Común de Alcalá y  El Cubillo, defendían como propias. También alude el documento  a un tal Ugenio de Castelblanque y que el único que podía entrar en las  Redondas era “ el carnicero que abastecía de carnes a los vecinos “
           
Otros datos curiosos que nos aporta este gran documento son los cambios que sufrió la gran Dehesa de la Hoz  de Alcalá y el Cubillo[66] como consecuencia de las revueltas que hubo en Moya en 1520 contra el 2º Marqués de Moya D. Juan Cabrera.
Esta gran dehesa de la Hoz  fue un privilegio que el rey Alfonso II de Aragón concedió a la iglesia de Serrella[67] y que revalidó  los fueros  concedidos por su padre, Ramón Berenguer, y que Pedro II, tras la conquista confirmó y definió “ el privilegio concedido por su abuelo Ramón y confirmado por su padre Alfonso de feliz memoria[68] . Estos privilegios concedidos  a Serrella por Alfonso II de Aragón son citados en  el original del Manuscrito del Censo de Ensenada de 1752 que se conserva en Alcalá de la Vega[69]. Fueron “entregados a un vecino de Salvacañete para su revalidación en Madrid” Ese vecino fue D. Jaime de Castiblanque que  a su vez los entregaría  al  caballero de la orden de Santiago D. Francisco de Mendinueta[70], navarro de nacimiento aunque residente en Madrid por sus negocios, y  que  le había ayudado  a costear y modernizar la fábrica de acero del Martinete. D. Jaime de Castiblanque había adquirido en exclusiva, durante el primer tercio del siglo XVIII, las leñas[71] y el carbón de una parte de la Gran Dehesa[72] de la Hoz y el Palancar con destino a sus fundiciones.
 Por la participación de Alcalá y El Cubillo en las revueltas de 1520[73], el Marques de Moya D. Juan Cabrera y Bobadilla, realizó  extracciones de la citada Dehesa, en 1521, adjudicándose parte de las tierras de la Gran Dehesa  como castigo a Alcalá por haber participado en la sublevación. De esta forma perjudicó a  Alcalá y el Cubillo y  benefició a Salinas y Salvacañete que se encontraron con nuevas tierras. Los límites de la gran Dehesa de la Hoz  eran los siguientes:
-......”Aguas vertientes a dicho lugar de Alcalá desde la Cruz del Marino[74], Verezosa y Val de la Casa Nueva,  a la Desa del Cubillo.
-Al Alto del Palancarejo, al  Alto de Animás,[75] al Font del Hocino, a las Desillas, a el alto de la Muela, a la Cruz Almagrá,  a Hoya de Mingo Ros....”

A raíz de las revueltas  de 1520  la distribución de la gran dehesa quedó como sigue:

  “ Por la participación de Alcalá y El Cubillo[76] en la revuelta y en pago resolutorio al agravio del marqués de Moya, a favor de dicho marqués y para dominio de Las Salinas
- la  Cañada   de Sáez y
- la carretería  de madera  en el camino que une Alcalá  con Salinas y
- la Cañada del  Hocino [77]  del Palancarejo de tierras de Alcalá”

  “.... por la participación de Alcalá y El Cubillo en la revuelta y en pago resolutorio al agravio del Marqués de Moya, a favor de dicho Marqués y para dominio de  Salvacañete
- La  Cañada del Cubillo[78] en  Val de la Casa Nueva[79]
-   La Cañada del Palancarejo[80] en tierras de Alcalá.....”
Por esta intervención del segundo Marqués de Moya D. Juan Cabrera y Bobadilla creó  tres nuevas dehesas, ensanches y carreterías para la extracción de maderas sobre tierras de Alcalá.: Cañada de Sáez y Cañada del Hoyo adjudicadas a Salinas y Cañada del Palancarejo y Cañada del Cubillo a Salvacañete pero para uso del marqués. Estas tierras tendrían la consideración de pastos comunes de Moya y Cañete, pero conservando su  independencia en cuanto a las maderas que se las adjudicó el marqués de Moya. En 1529 intervendría el Mayordomo   de los Marqueses de Moya   declarando la Cañada maderera de   ¿Saéz?, antes propiedad de Alcalá y El Cubillo y rica en pino albar, propiedad provisional de Moya y creando  sobre  el camino que une Alcalá con Salinas  y cruza al cañada una carretería de madera.[81]
            Las tierras de Moya y Cañete, sus  respectivos marqueses, enfrentados desde 1521  por la delimitación de sus tierras y tras numerosos pleitos entre ellos, llegaron a un acuerdo de compromiso en 1528 para la división y reparto de pastos y maderas en algunos lugares compartidos. Este acuerdo  se gestó por la dificultad  que suponía el hecho de que en un mismo lugar  ambos marquesados tuviesen competencias  y en otros fuesen exclusivas. En 1540,las villas de Cañete y Valdemeca ganan un pleito a Moya por no respetar los acuerdos:
“ no han de facer  envedados , ni redondas  ni dehesas en las tierras que posteriormente se dieron a Moya y los Regidores y Caballeros de Sierra liberen  buscar, cazar, coger bellota y no permitan facer dehesas nuevas de doce años a esta parte y es ansi es gravísimo agravio para Cañete y Valdemeca que  Regidores de Moya metan ganado de Almagro, Aragón, Requena y Cuenca y de otras partes en las dehesas fechas por la justicia de Moya. “[82]

            Entre estas dehesas estaban en Salvacañete Dehesa del Cubillo en Valdelacasa de Alcalá y el Palancarejo y la Culebrera en el pasto común.. Lugares como  la Cañada del Cubillo, el Palancarejo, actual Palancar, y La Culebrera eran dehesas en nuestro término para uso y disfrute del Marqués de Moya y para los propios del  lugar al igual que otras muchas  en otros lugares del marquesado.
            En 1574 tuvo lugar un  gran pleito[83]. De una parte Alcalá, de otra los Marqueses de Moya y Salvacañete. La disputa estaba en la adjudicación de las tierras de “ La Gran Dehesa de la Hoz” que suponía parte del Palancar del Hoyo, Dehesa de Cañasáez y Cañada del Cubillo que, no interesando  cien años antes al Marqués de Cañete, reclamaban para sí los de Moya con el apoyo de Salvacañete, que pretendía tanto los derechos  de herbaje, de pastos, como el abastecimiento de leñas. Así se aplicaba el castigo que había dispuesto  D. Juan Cabrera y Bobadilla en 1521, segundo  Marqués de Moya. Como recuerdo de aquellos pleitos e incidencias, los de Alcalá y Salvacañete  conservan la memoria  en el Corral del Pleito[84], hoy en ruinas, y que se halla muy cerca del mojón común  de los terminas de Alcalá., Salvacañete y Salinas. Como consecuencia de estos pleitos Alcalá perdió parte de sus tierras a favor de los Marqueses de Moya en lo que hoy son términos de Salvacañete y de Salinas
            Es posible que todavía encontremos más datos sacados de este extenso documento relacionados con Salvacañete, con Moya y sus Tierras y con Valdemeca y Cañete. Eso  lo dejo para una posterior investigación. Son muchos los datos que estos documentos de  pleitos y deslindes nos proporcionan sobre como se configuró nuestro término a  lo  largo de los siglos, desde la edad Media hasta  bien avanzado el siglo XX.


Desde octubre del año 1520 hasta el año 1521 muchas aldeas de Moya y la propia villa se alzaron en armas contra el Marqués  porque habían perdido los privilegios reales concedidos por los reyes a Moya en  el siglo XIV y además  el marqués había recibido  los privilegios de  alcabalas ,dehesas  y el derecho de portazgo  de todas las  mercaderías  que pasasen  por Moya, desde Castilla con destino a Valencia. La villa había sido de realengo y  sus moradores y los de  las  aldeas del antiguo marquesado querían  volver  a disfrutar de ese trato de favor cuando Moya llegó a tener procuradores en  las Cortes de Castilla, en el siglo XIV . Otro motivo de la rebelión comunera en el marquesado de Moya fue la falta de pastos  para los ganados y la de tierras de cultivo en una época en que la población de esta zona ,aunque escasa, comenzó a crecer Las tierras de cultivo no eran suficientes para mantener a tanta población. El  marques de Moya  recibió  muchos  privilegios  y esta villa   se convirtió en una gran competidora de Requena en el comercio con Valencia . Este comercio era de  ganados , maderas, cereales y lanas. La villa de Requena ,al igual que la de La Motilla , Utiel e  Iniesta  apoyaran a los sublevados moyanos  para que  recuperasen  su carácter de realengo y dependiese únicamente del rey  y no de un marqués.
Un papel importante en estas revueltas lo tuvo el Señor de Valverde, dueño de la villa y castillo de las Veguillas o de la Torre de las Veguillas, en término de Salvacañete ,que acudió con sus tropas en auxilio del Marqués de Moya. Aunque más tarde lo juzgarían como señor de Almodóvar por haber jugado con dos barajas, defender al Marqués de Moya en algunas  ocasiones y en otras actuar por sus propios intereses para asegurar sus pastos en las numerosas dehesas ganaderas de las que era dueño  como señor de Valverde. En nuestra zona Torrefuerte  y la Fuente del Berro. Y en Almodóvar y  Valverde de Júcar varias más. Sus actividades económicas más importantes eran la lana , la venta de ganados y el pillaje. Le interesaba estar bien  con el marqués de Moya par pagar menos por el paso de los ganados por el puerto de Moya y por otra parte, apoyó a los comuneros ,en algún momento de la contienda para evitar que le robasen.

En  otro documento de  1522 que se conserva en el Archivo de Simancas  (Valladolid) sobre  la Relación del licenciado Montalvo sobre las Comunidades de  Moya[85] y cuya  trascripción se debe a  la historiadora americana Sara T. Nalle,  gran investigadora  de todo  lo moyano y  miembro activo del Grupo de Investigación de Moya, se menciona  al dueño del Señorío de Valverde Jorge Ruiz de Alarcón en estos términos:
“…E venydo contra Jorge Ruiz de Alarcon , cuya es la villa de Valverde, juez que fue primero por la restitución de su estado ansi a los vecinos de Requena  e Iniesta, Mira  e La Motilla, que pareciesen culpados en la causa, así en aver muerto a los suyos e a sus debdos , com oen aver robado su casa e los bienes  de sus criados e  saqueado su tierra e quemado casa  e fecho vtos. Insultos………..”

           
 Como recoge el documento anterior era   dueño del Señorío de Valverde y por Tanto de Las Veguillas  Jorge Ruyz de Alarcón, descendiente del anterior según consta en el documento antes mencionado: “En el Collado de la Grulla[86] término e jurisdicción de  la ciudad de Sancta María de Albarracín a ojo e vista de la fortaleza de las Veguillas que  es del señor Jorge Ruyz de Alarcón a diez días del  mes de octubre  anyo de mil e quinientos e  veinte y seis.”  El único castillo visible desde el Collado  de la Grulla es “ Torrefuerte El testamento del nieto de Jorge  Ruiz de Alarcón lo pone claro: La villa despoblada  de las Veguillas de las Truchas con su fortaleza[87].

Hasta aquí mi modesta investigación sobre la rebelión de las comunidades de Moya y sus consecuencias para muchas aldeas moyanas años después. La investigación histórica nos deparará nuevos descubrimientos a los que invito  a quienes tengan inquietudes por el pasado de Moya y sus tierras.
                                        Mariano López Marín




[1] En el  archivo de Simancas Valladolid) A. G. S. y en el de la Real Chancillería de Granada A.R.C G hay muchos documentos que hacen mención a localidades del marquesado de Moya   y a la rebelión comunera. Gracias a Sara T. Nalle, a Juan Ignacio Gutiérrez Nieto  y a Edward Cooper por facilitarme pistas de los mismos. Estos  dos últimos   realizaron  resúmenes de los documentos claves de Simancas  que son una pista importante para los historiadores. Algunos obran en mi poder  en fotocopia.
[2] SARA. T. NALLE.:”Moya busca nuevo señor: Aspectos de la rebelión comunera  en el Marquesado de Moya” Discurso leído  ante la Sociey for Spanisch and Portuguese  Historical Studies. Chicago, abril de 1994. Moya. Estudios y documentos I. Págs. 93-102.  Grupo de Investigación de Moya. Excma. Diput. Provincial de Cuenca. 1996.
[3] Gutiérrez Nieto, JUAN IGNACIO.: “Las comunidades como movimiento antiseñorial ( la formación del bando realista  en la guerra civil castellana de 1520-21). Barcelona ,1973. Pérez , JOSEPH.:” La revolución de las comunidades de Castilla (1520-1521) 5º ed, Madrid 1985. Maravall, JOSE ANTONIO.: “Las comunidades de Castilla .Una primera  revolución moderna” . 2º edic. Madrid,1970. Cooper ,EDWUARD.: “ Castillos señoriales de la corona de Castilla” 4. volúmenes.1725 págs.
[4] Op cit Maravall J. A. “ Las  comunidades...........................................”Págs. 37-46 . Acerca del campo escribe Maravall.”.. el  campo juega un papel mínimo  y en general permanece pasivo, en contraste con la enérgica reacción ciudadana”.
[5] En el caso de Salvacañete el Conde de la Concepción aparece mencionado en algunos documentos como dueño de tierras en nuestro término. Entre esos documentos destaca  el censo del Marqués de Ensenada de 1753, mencionándolo  como  “..........al antiguo conde...” AHPC. Microfilm 30-31.Libro 93, ff 1-67 Sec: Sign. “Al primitivo Conde. empréstito de 72 fanegas, 10 celemines y 2 cuartillos por quinquenio”. No se pagaban arbitrios ( impuestos) municipales. Este antiguo conde de Salvacañete era el Conde de la Concepción D .Juan Llopis, vecino de Valencia, dueño en  nuestro pueblo de varios rentos, entre ellos el de Tórmeda.
[6] Un puerto seco era un lugar situado en una villa importante y bien colocada  estratégicamente donde se pagaban impuestos por pasar por allí las mercaderías. Moya  tenía puerto seco por privilegios reales ,lo mismo  que le ocurría a la cercana Requena.. Ambas estaban  situadas en el paso fronterizo entre Castilla y Valencia y hubo mucha rivalidad comercial entre ellas..
[7] Álvarez Delgado , YASMINA.:” Repoblación y frontera en la Sierra Baja de Cuenca “. Actas del I Congreso  de Historia de Castilla La Mancha . Ciudad Real .1985. Ed de 1988. tomo V, Págs. 145-151.
[8]  GARCÍA GARRAFA, Alberto y Arturo.- “ Enciclopedia heráldica y  genealógica hispanoamericana”. Sig: Inv 929.2(460) GAR Enc 25.Dic 23. Apellido Castelblanco ( o Castellblanch o Castilblanque) Págs. 48-51
[9] LÓPEZ MARÍN ,Mariano “ Los Castelblanque en Salvacañete y en las tierras de Moya Inédito. Edic en ordenador..
[10] Salazar y Castro, LUIS.: “ Historia de la Casa de Lara”. Tomo III Pág. 369.
[11] De Viciana , MARTÍNSegunda parte de la Crónica General de Valencia”. Imp, tomo II, pág 172.Recogido  en Op cit. GARCÍA CARRAFA, Alberto y Arturo.- “ Enciclopedia heráldica y  genealógica hispanoamericana” hablando del apellido Castilblanque.
[12] La riqueza de los Ruiz de Castellblanco de la villa y castillo de las Veguillas, actual Torrefuerte, era también la lana ,los ganados y el cobro de impuestos por pasar pos sus dehesas ganaderas.
[13] Privilegios dados a Moya por D. Alfonso XI de Castilla: 1338 en Sigüenza ( Guadalajara) Exención del impuesto del Yantar.  .1339 ( Madrid). Que no hubiese cañadas en todo el territorio.  1340 ( Sevilla) Que los gastos de los Procuradores de Moya, por  acudir a las Cortes , fueran sufragados por los pueblos vecinos. Nombrados por  Sáez Fernández , TEODORO.. “ Moya , llave de Reinos” . Edic Asociación de amigos de Moya. 1983.Pág 21
[14] La referencia de muchos de estos privilegios se encuentran en legajos de la Real Academia de la Historia. Tomo XXIX ,ff 68 a 75 v. Corresponden a documentos  de Archivo de Moya, año 1786. Estas referencias de privilegios de Moya y sus aldeas las podemos ver en: Moya. Estudios y documentos I. Págs. 401 - 412.  Grupo de Investigación de Moya. Excma. Diput. Provincial de Cuenca. 1996
[15] No todos los privilegios se dieron de una vez , los moyanos se rebelaron contra la erección del mayorazgo, que implicaba  que ya no pertenecían  a  la corona. Los demás privilegios se otorgaron poco después.
[16] Muchas  zonas que hoy están cultivadas  eran bosques y  si se creaban dehesas el marqués se reservaba su usufructo. Veremos más tarde lo que ocurrió con la Gran Dehesa de la Hoz y el Palancar como consecuencias de las revueltas comuneras de 1520-1521 y las pretensiones del Marquesado de Cañete de ampliarse a costa del de Moya, adjudicándose dehesas para su uso.
[17] Son numerosos los pleitos entre Moya, Cañete y Valdemeca por los pastos en el siglo XVI y así nos los confirma un largo documento  de A.R.C.G. Real Chancillería de Granada, Cab. 3. Leg. 461 – 462., nº 1 de 1541.” Pleitos entre  Cañete y Valdemeca y Moya y sus Tierras sobre Dehesas, Redondas, Ensanches, etc.” Tiene más de 3000 folios de complicada escritura con muchos datos sobre este tema. Niceto consiguió sacar 25 fotocopias con datos de Alcalá de la Vega y Salvacañete. Él me ha proporcionado los datos en sendas  cartas de fecha 27-11-03 y 2-3-04. Gracias amigo Niceto por tu ayuda.
[18] ARCG. Landete . Sobre un horno. 15??. Ca 3ª. Leg.1584,p 6. Falta la cubierta .letra de principios del siglo XVI.. Op cit Moya. Estudios y documentos I. Págs. 93-102.  Grupo de Investigación de Moya. Excma. Diput. Provincial de Cuenca. 1996.Pág 94
[19] Catastro de Ensenada I 80  ff  707r-708v.
[20] ARCG cab 508,leg 1936 num 14 ( 1551). STEPHEN  HALIEZER en su  otra “ The comuneros of Castile. The fog of a revolution 1475-1521,” Madison ,1981 pág 71  observa el aumento  de los lugares pertenecientes  al marqués de Moya  en tierras de Cuenca  ( A.G.S.  Cámara de Castilla, personas y pueblos, leg 7, ff 55,56( 30-VIII-1502
[21] La importancia regional de Requena se puede documentar fácilmente  en el Archivo General de Simancas ,cámara de Castilla, sección  de personas  y pueblos.
[22] No hay mucha documentación clave en el Archivo Municipal de Cuenca (AMC) sobre el levantamiento comunero en la ciudad . . Cierto documento  alude a la existencia  de la comunidad el 6 de junio de 1520( AMC, leg 235, ff. 95-97). ( Citado por Sara T. Nalle en  Op cit Moya busca nuevo señor: Aspectos de la rebelión comunera  en el Marquesado de Moya”. Moya. Estudios y documentos I. Págs. 96.  Grupo de Investigación de Moya. Excma. Diput. Provincial de Cuenca. 1996).
[23] Si que estaban identificadas porque  cuando el licenciado Montalvo aplicó justicia a los rebeldes, como veremos después, aparecen nombres concretos de aldeas  como Valdemoro y Valdemorillo o Alcalá de la Vega , El Cubillo o, D Jorge Ruiz de Alarcón ( Almodóvar y Las Veguillas); Dª Catalina  Ramírez de Robres (Solera ), Hernando de Jaraba (Huérmeces).Incluso aldeas que  vieron favorecidas por no sumarse a la rebelión como Salvacañete, Salinas del Manzano, Huérguina, Huerta del Marquesado, Laguna del Marquesado
[24] AGS. Registro General del Sello.21-XI-1520.
[25] AGS, RGS  2-XI-1521 y AGS CC 138:77. Las villas de los marquesados de Villena y Moya  planeaban a tacar a la villa de Solera  para castigarla por albergar al marqués y llegaron a retener por un breve espacio de tiempo a su señora, doña Catalina Ramírez de Robles. Al fin se impuso la cordura y la soltaron  sin producirle ningún daño.( AGS, RGS 2-XI-1521)
[26] AMC. actas, leg235, f. 180( 30-X-1520) previamente la ciudad había recibido órdenes de la Junta  de  proteger al marqués de MOYA.( id f. 16). Ese mes de octubre fue crucial para cuenca , cuando la ciudad llegó al borde de la anarquía. La casa del Canónigo Pozo fue saqueada  y le robaron 10.000 ducados  del tesorero real que residía en ella .( AGS, RGS 4-XI-1520).Luís Carrillo de Albornoz, señor de Beteta y Tragacete , fue uno de los nobles que   un principio apoyaron la rebelión comunera  y se le insultó públicamente en la calle. Rodrigo Manrique , hermano del Marqués de Cañete montó con 700 soldados y algunos vecinos  un fracasado ataque a la ciudad  (Gutiérrez Nieto p. 189. Pérez, p 424) . Citado por  Sara T. Nalle “ Moya.............................señor” Moya: Estudios y doc I pág 96.
[27] AGS, RGS, documentos fechados  en 1-XII-1520 y 23-III-1521.
[28] Pinel y Monroy, F. Retrato del buen Vasallo. Págs. 401-402.
[29] Jorge Ruiz de Alarcón era en esas fechas el Señor de Valverde  y por tanto de  Torrefuerte. Ahora el señor de Valverde ayudaba al Marqués de Moya a recuperar su fortaleza, tras las revueltas comuneras en el Marquesado, y anteriormente  un antecesor suyo, D. Diego de Alarcón intentó tomar la fortaleza de Moya con gente de armas  y murió en el intento
[30] Recordamos aquí los estrechos lazos familiares entre  las casas de Moya, Cañete y Villena .El conde de Santiesteban  no es otro que  el conde de San Esteban de Gormaz y futuro  tercer Marqués de Moya, diego López Pacheco II que  va a casarse con Luisa Bernarda  de Cabrera y Bobadilla I, hija de Juan de Cabrera . Una hermana de Juan  fue mujer del primer  marqués de Cañete , Diego Hurtado de Mendoza.
[31] Gutiérrez  Nieto, págs.  201-202, carta fechada el  8-XII-1520.
[32] AGS, RGS 27-V-1527 y 5-VIII-1527.
[33] AGS, RGS 12-IV-1521 y 26-IV-1521; y CC 138:77. Fueron encargados de enviar tropas a Moya las siguientes villas del marquesado de Villena : Villena ( Alicante), Fuensanta (Albacete), San Clemente, Villanueva de la Jara , La Motilla, El Pedernoso, Barchín del Hoyo, el Peral, Alberca de Záncara, Las Pedroñeras  y Almarcha  en Cuenca y Yecla (Murcia)
[34] AMC. Actas, leg 431,f. 12(20-I-1521)
[35] AGS ,CC 138:77
[36] La rivalidad de Requena y Moya  siguió años después de las Comunidades  por temas  económicos. Como ejemplo  puede servir  que Requena y Valencia , estrechas colaboradoras  comerciales, actuaron  de acuerdo mutuo para garantizar  que la licencia dada  a Valencia  para importar 10.000 cabezas de ganado de Castilla,  estipulase  que los animales  debían pasar por el puerto  de Requena.  El marqués de Moya se enfadó y alegó que la medida  le costaría  1000 ducados en ingresos perdidos. Requena se quejó de que  los  mercaderes preferían a pesar por el puerto de Moya ,porque a pesar de que era difícil el tránsito, el marqués ofrecía  tasas reducidas. AGS, RGS 2-III-1525. Citado por  Sara T. Nalle.  “Moya ................señor” en “ Moya: Documento s I, Pág. 98
[37] AGS,RGS 2-XI-1521. Cierto capitán , Salazar de Pedraza  parece también implicado en la campaña.
[38] AGS, CC 138-77   MHE 37:488-89.Montalvo “ Fueron dadas en la villa de Moya ochocientas y quatro sentencias  contra los vasallos del dicho marqués, en que fueron condenados a perdimiento  de la meitad  de los bienes,  aplicándoles ajen ( ¿ según?) la ley los aplica . fueron en dicho marquesado  condenados a  muerte en rebeldía  y a perdimiento  de meitad  de los bienes  ochenta y ocho personas  que consta que eran capitanes  de los lugares y alcaldes  y regidores de  la comunidad , e juntaron la jente  e la sacaron y echaron al dicho marqués  de su tierra  e lo robaron e fueron en matar a  sus criados  y debdos  en Almodóvar, e quitar las varas de la justicia e se fizieron  juezes, e le tomaron la fortaleza  de Moya , e después de tomársela  en el segundo levantamiento le tornaron a poner  cado  ( ¿ cercado?) en la dicha fortaleza
[39] Estos pastizales cercados y que no son de propiedad comunal son conocidos en agricultura  como redondas. Gran Enciclopedia Larousse. Vol. VIII, Pág 980. Barcelona, 1977.  En el siglo XVI, tras las rebeliones comuneras en le marquesado de Moya, el marqués se adjudicó para sí muchas dehesas de lugares del marquesado como usufructo y así aparece en el  amplísimo documento  de la Real Chancillería de Granada Cab. 3. Leg. 461 – 462., nº 1 de 1541.” Pleitos entre  Cañete y Valdemeca y Moya y sus Tierras sobre Dehesas, Redondas, Ensanches, etc.
[40] Este impuesto  de pagar dos fanegas  de trigo por cada diez es el famoso  diezmo, es decir el 10 % de lo recogido.. Los impuestos que cobraba el Marques de Moya a todos los lugares del marquesado eran desproporcionados  y esa era la causa de la mayoría de las protestas de todas las aldeas y lo que unió a todos los moyanos en su rechazo a los marqueses y su pretensión de volver a depender del poder real, es decir ser de realengo. Ver  LOPEZ MARÍN , Mariano.. “ Salvacañete: su historia y s sus gentes” Edic Excmo. ayuntamiento de Salvacañete. Gráficas Llogodí. Utiel. 2004. Págs. 219-221. También se pueden consultar los trabajos de LÓPEZ MARÍN , Mariano “ Las rentas del Marqués de Moya” en la sección Moya en la historia de la Revista Moya. Nº 19. enero 2004, págs 3-4  o   “Curiosidades de la historia de Salvacañete como aldea de Moya”, conferencia pronunciada  con motivo del XI día de Moya  ,en agosto de 2003. Esta última es un trabajo en ordenador y está inédito.15 Págs.
[41] Cooper, Vol.  1.2 pág  854 – 65.
[42] AGS, RGS 17-IX-1524, 7-XI-1524.
[43] AGS, RGS,  documentos fechados  en 17-X-1521 y 3-XI-1524.
[44] AGS, RGS, documentos fechados  el 7 y el 10 de noviembre  de 1524.
[45] AGS, RGS, documento de 8-XI-1524.
[46] Leva.. Impuesto especial. En economía es  una imposición  sobre el capital, adoptada en casos excepcionales  para cubrir gastos del sector público. Se h utilizado  especialmente en los periodos de posguerra; no se utiliza habitualmente , pues, siendo de difícil valoración , desalentaría la  inversión. En el caso del marquesado de Moya ya estaban hartas  todas las aldeas del mismo de pagar tantos impuestos por todo a los marqueses en el siglo XVI.
[47] Cooper, Vol.  1.2, Págs. 864-65 (del archivo del  ducado de Frías : pacheco, caj 12 , num 25,ff. 2v-3r)
[48] El Consejo de Castilla declaró ilegal el tributo  el  30 de mayo de 1527 ( AGS, RGS  de 30-V-1527) el castillo nunca se terminó
[49]  El licenciado Pedro Ruiz  fue encargado del caso  poco antes de mayo de 1527 ( AGS, RGS 7-V-1527). El marqués de Moya contraatacó ante el Consejo de Castilla, acusando de favoritismo o a los jueces  reales enviados a Cardenete   y quejándose de que   no se habían ejecutado  antiguas sentencias  contra los comuneros. El Consejo no le hizo demasiado caso. El  proceso que se vio ante  el Consejo de Castilla están buscándolo varios  investigadores de las Tierras de Moya y de otros lugares y no se ha  encontrado
[50] El Consejo de Castilla al marqués: “ en la guerra que tuvo con sus vasallos”; “ del perdón que dicho marqués fizo  a sus vasallos  e a los que les fueron valedores  en la guerra que finieron” ; Montalvo. “  castigase los culpados que fueron en le hazer guerra e robar su tierra  e fazienda , e a los que para ello dieron consejo, favor, e ayuda  e causaron la guerra “. El conde de Santiesteban: “ Pido os señores por merced  con toda presteza lo proveays antes que... den ocasión a  otros vollycios y desoyegos, que levantados  no se pueda poner  en ellos el sosiego y pacificación que agora  finalmente se puede poner”
[51] Pinel y Monroy, F. Retrato del buen Vasallo. , copiado de la  vida y hechos  de D. Andrés de Cabrera primero Marqués de Moya .. Madrid 1677 Págs. 401-402.
[52] Jorge Ruiz de Alarcón era en esas fechas el Señor de Valverde  y por tanto de  Torrefuerte. Ahora el señor de Valverde ayudaba al Marqués de Moya a recuperar su fortaleza, tras las revueltas comuneras en el Marquesado, y anteriormente  un antecesor suyo, D. Diego de Alarcón intentó tomar la fortaleza de Moya con gente de armas  y murió en el intento
[53] AGG, Cámara de Castilla, leg 138, exp. 77. 1522.” Relación del Teniente Corregidor de Cuenca  sobre las comunidades del  Marquesado de Moya”. Este teniente corregidor de Cuenca era el licenciado Montalvo. Este precioso documento es fundamental para el estudio de las comunidades de Moya. Hay trascripción del mismo realizada por la investigadora Sara T. Nalle en” Moya: Estudios y documentos I”. Págs. 413-417. Grupo de Investigación de Moya  Excma. Dip Provincial . Cuenca 1996.
[54] Información bibliográfica  muy amplia sobre las comunidades de Moya en  GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE MOYA “ Moya: Estudios y documentos I” .Págs. 308-310. De la página 308 están tomadas  las distintas condenas  que hubo en el marquesado, citadas   en este texto y que corresponden a la traducción del documento  de la cita anterior que hizo Sara T. Nalle , a quien le doy las gracias
[55] Además  de  en el   documento AGG, Cámara de Castilla, leg 138, exp. 77. 1522.” Relación del Teniente Corregidor de Cuenca  sobre las comunidades del  Marquesado de Moya”  hay  también información sobre lo acontecido en Moya  en la rebelión de las comunidades en el leg 141, exp. 160 y leg 142,exp. 48, 49, 53 y 60c cuyo conocimiento debemos a la generosidad de la historiadora Sara t. Nalle, una verdadera enamorada de todo  lo moyano. De hecho suele venir , desde hace varios años , en Agosto  a Algarra donde tiene una  casa . Ha hecho muchos trabajos de investigación sobre   Moya   y es una gran conocedora de los archivos españoles en algunos de los  cuales ha encontrado    documentos preciosos relacionados  con Moya y sus Tierras . Algunos de estos documentos están traducidos y publicados en la obra  GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE MOYA “ Moya: Estudios y documentos I”. Es una gran colaboradora en este grupo de investigación. Gracias Sara por  tu buen hacer.
[56] AGS, RGS 27-V-1527.
[57] Op cit. AGG, Cámara de Castilla, leg 138, exp. 77. 1522.” Relación del Teniente Corregidor de Cuenca  sobre las comunidades del  Marquesado de Moya”  Trascripción Sara T.Nalle. “Moya: Estudios y documentos I” Pág 413
[58] Gutiérrez Nieto, pág  201-202...
[59] Zarco CuevasRelaciones de pueblos del obispado de Cuenca”. Edic moderna. pág  310.Iniesta  también recordaba bien  que  “ después fueron castigados con  penas pecuniarias  por un juez de s.M ( Licenciado Montalvo)..”
[60] Ver: “ Concordia  entre Alcalá de la Vega y Salvacañete sobre las dehesas de la Hoz y el Palancar” en Historia de Salvacañete en el siglo XIX.
[61] Real Chancillería de Granada, Cab. 3. Leg. 461 – 462., nº 1 de 1541.” Pleitos entre  Cañete y Valdemeca y Moya y sus Tierras sobre Dehesas, Redondas, Ensanches, etc.” Tiene más de 3000 folios de complicada escritura con muchos datos sobre este tema. Niceto consiguió sacar 25 fotocopias con datos de Alcalá de la Vega y Salvacañete. Él me ha proporcionado los datos. Gracias amigo Niceto por tu ayuda.
[62] Las Redondas eran tierras adehesadas que no eran de propiedad comunal. GRAN ENCILOPEDIA LAROUSSE. Vol 8 .Edit. Planeta. Barcelona, 1977
[63] Paraje  de Salvacañete y antigua dehesa ganadera reconocida como tal desde el siglo XVI. Ver: Dehesas de Salvacañete según el Catastro de Ensenada de 1752  en esta  misma Historia de Salvacañete en el siglo XVII
[64] El Palancarejo es el actual paraje de El Palancar.
[65] Se mencionan en  el documento dos apellidos muy frecuentes en  Salvacañete Perea y Castelblanque.
[66] Todos los datos  que hay a continuación y las notas al pie  sobre este importante documento de la Real Chancillería de Granada  han sido aportados por NICETO HINAREJOS RUIZ, investigador de Alcalá de la Vega con quien comparto amistad  y preocupación por la investigación histórica de nuestros respectivos pueblos Alcalá de la Vega y Salvacañete que han tenido y tienen muchas cosas en común. Gracias amigo Niceto por tus importantes aportaciones documentales.
[67] Serreilla era una fortaleza que Niceto Hinarejos Ruiz ubica en Alcalá de la Vega.  “ El Castillo de Serreilla”. Edic del autor. Alcalá de la Vega . 2004. Mas datos sobre  Serreilla en  las publicaciones “Moya .Estudios y documentos I”  en el trabajo “ Una fortaleza , un noble y un castillo, en la frontera de Moya” de Luís Mombiedro y Guillermo de León Virtudes. G.I.M. Excma Dip. Provincial. Cuenca 1996. Hinarejos Ruiz ,NICETOAlcala´de la Vega” 1998.Edic del autor.
[68] A.C.A Reg. 64.A.C.A. Reg 309.
[69] Gracias al gran trabajo de Niceto Hinarejos y de otros alcaleños el Ayuntamiento de Alcalá de la Vega tiene su archivo histórico informatizado  en Cdroom. Este documento y otros obran en mi poder en fotocopia.
[70]  AQUERRETA, SANTIAGO.(Coordinación):- Francisco de Mendinueta: Finanzas y mecenazgo en la España del siglo XVIII. Ediciones Universidad de Navarra. 2002. Francisco de Mendinueta nació en Pamplona en  1696 y murió en Madrid en 1767. Era el gran asentista de la Corte en tiempos de Felipe V y Fernando VI. Datos aportados por mi amigo Niceto Hinarejos Ruiz y que forman parte de su próximo libro sobre Alcalá de la Vega. Gracias.
[71] Lo adquirió por la imposibilidad de cortar leñas en los montes propiedad del Marqués de Moya desde el año 1459. En Salvacañete, en el siglo XVIII; todos los montes eran propiedad el Marqués o de terratenientes. Remitimos al lector a “ Salvacañete en el siglo XVIII. Las fundiciones de hierro”
[72] Cuestas del Río, Palancar, Valdelacasa, Barranco de la Hocedilla de Ademuz. Las Cañaillas.
[73] Real Chancillería de Granada . Cab. e , Leg 461. Parte de este documento ha sido estudiado por  D.  Niceto Hinarejos Ruiz a quien debo estas informaciones.
[74] Cruz del Marino     (o Martino)  =. Es el punto de conjunción de los términos de Algarra, Salvacañete y Alcalá.  Un punto elevado en las cercanías de Santerón
[75] Alto de Ánimas,= Alto de las Almas en término de Salvacañete.
[76] Alcalá y El Cubillo formaron hasta la desamortización del siglo XIX una unidad geográfica y término común.
[77] La  Cañada del Hoyo o Rento del Hoyo, hoy en término de Salinas, en el Palancar.
[78] Cañada de El Cubillo. Es el valle que va  desde la Verezosa a Casas Nuevas. Por este valle iba el primitivo camino desde El Cubillo a Casas Nuevas
[79] Val de la Casa Nueva = Valle de Casas Nuevas.
[80] Cañada del Palancarejo = Cañada del Palancar.
[81] Op cit. Real Cancillería de Granada  Cab 3. , Leg 461.
[82] Real Cancillería de Granada. Cab 3 ., Leg 461.  Transcripción del documento Niceto Hinarejos Ruiz. Hernando Enríquez, juez de Cañete, presentó un interrogatorio de los Capítulos de Agravios y los 26 capítulos del Memorial de Dehesas de 1529. A los que los vecinos de los distintos lugares tenían que responder sobre las siguientes dehesas y cañadas  creadas por  la justicia de Moya y en las que tenían vedado el acceso los ganados de Cañete y  Valdemeca:
1.       Dehesa de Robegodón en el mojón de Valdemeca.
2.       Dehesas en  los términos de Alcalá y Salinas  donde dicen tener dehesas  grandes de pasto común por mandato del  justicia de Moya.
3.       Dehesa Boyal de la Verezosa y de la H0ya Serrano, las Cubillos en Alcalá  que en tiempo de panes facen Redondas  y las comen con sus ganados mayores  y menores y prenden a os de Cañete  no pudiendo  facer.
4.       En Salvacañete Dehesa del Cubillo en Valdelacasa de Alcalá y el Palancarejo y la Culebrera en el pasto común.
5.       En Campillos la Dehesa de Campo de Paravientos.
6.       En el lugar de Boniches las Dehesas de Pomareda y Cerezos.
7.       En Pajarón Valdelaguna  y  el Orcajo.
8.       En Carboneras Sillas y Contralagos.
9.       En Valdemorillo Cabo Tamarán
10.    En Valdemoro añada Rodrigo.
11.    En Campillos Sierra Vega de Campillos hasta Mojanatones.
12.    En La Huerta. Dehesa de Roblegordo. En La Laguna Dehesa de los Azafales. En Zafrilla Cañada de las Estacas. En Fuentelespino .Cañada El Redonal. En Landete Fuente Moya. En Talayuelas  las Lagunas. En Enarejos Arriba los Villejos. En San Martín. La Mancema. En Narboneta La Hoz y la Hoya del Puerco. En Villar del Humo. Villa del hierro. En Cardenete  el Santillo.
[83]Dato aportado por Niceto Hinarejos Ruiz. Forma parte de un capítulo de su obra  “ El castillo de Serreilla
[84] Este Corral del Pleito aparece mencionado en los deslindes entre Alcalá de la Vega y Salvacañete en  1809. Op cit LOPEZ MARÍN , Mariano “ Salvacañete: su historia y sus gentes” Págs. 256-265.

[85] Relación del Licenciado Montalvo sobre las Comunidades de Moya. ARCHIVO GENERAL DE SIMANCAS. Cámara de Castilla, leg. 138, Exp. 77( 1522) Trascripción SARA. T NALLE. “Moya. Estudios y documentos I” Diputación de Cuenca. Cuenca 1996 Págs. 413-417. Aquí se recoge la rebelión de las Comunidades de Moya contra el Marqués  y contra la imposición de un Rey extranjero como era Carlos I y  la relación que hizo el Licenciado Montalvo sobre las que se rebelaron y las penas  que se les impusieron. Aparecen condenados gentes de Landete, Valdemoro, Valdemorillo, Villar del Humo,  Pajarón, Cardenete, Carboneras, Campillos, Aliaguilla, Henarejos y otros lugares Esta investigadora ha trabajo muchos aspectos de Moya y en el año 2001 publicó un libro en ingles sobre un caso de brujería en Cardenete  y la reacción de la Inquisición. Es miembro del Grupo de Investigación de Moya
[86] Requerimiento  a Lope de Montoya, alcaide de las Veguillas.”  Pleito sobre términos entre Moya y Albarracín, empezado en  1525, Fol. 240v procedente del Archivo Universal de Albarracín. Archivo Histórico Nacional: SN Microfilm rollo 17262.
[87] 23 de enero de 1581. ( Lasso de la Vega  op. Cita. Pág. 147).


(C) MARIANO  LOPEZ MARÍN