Entrada destacada

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA DE SALVACAÑETE COMO ALDEA DE MOYA

  Este trabajo que  os doy ahora a conocer  fue una  conferencia  que realicé  en la Iglesia de Santa María de Moya el 11 de agosto de 2003...

lunes, 6 de septiembre de 2021

D JAIME DE CASTILBLANQUE Inventor de la fabricación del acero en la provincia de Cuenca y uno de los primeros de España.SIGLO XVIII

 


SALVACAÑETE EN LA HISTORIA

MARIANO LÓPEZ MARIN .Cronista Oficial de Salvacañete


Este año 2021,por segundo año consecutivo, no se han podido realizar las fiestas de Salvacañete con todos los actos lúdicos y festivos que ha habido otros años por el tema de la pandemia Covid 19.Sólo se van a  celebrar los actos religiosos en honor a nuestra madre la Virgen de Valdeoña con limitación de aforo  pero con la misma solemnidad de años anteriores. Tampoco se ha podio editar  el tradicional libro de fiestas que se lleva realizando desde 1979 y por tanto la sección SALVACAÑETE EN LA HISTORIA  en la que llevo colaborando 42 años tampoco se ha podido sacar adelante impresa. No obstante  aprovechando las posibilidades de las nuevas tecnologías  la he hecho para publicar en este blog y dedicada al tema  PERSONAJES ILUSTRES DE SALVACAÑETE.D JAIME DE CASTILBLANQUE  Inventor de la fabricación del acero en la provincia de Cuenca y uno de los primeros de España. Siglo XVIII, En el libro de fiestas de 1981 le dediqué a D. Jaime de Castilblanque un trabajo, tambien en mi obra LOPEZ MARIN ,MARIANO: "Salvacañete : sus historia y su gentes" Edición Excmo ayuntamiento de Salvacañete.Gráficas Llogodí,Utiel, 2004, 839 paginas. Y ahora con  este trabajo mucho mas completo y ampliado con nuevos aportes documentales que he ido obteniendo a lo largo de muchos años y en diveros archivos. Pertenece a otro mucho más amplio que tengo casi terminado titulado PERSONAJES ILUSTRES DE SALVACAÑETE.  Para los que queráis conservar este artículo, al final del mismo, he puesto un enlace en PDF con la finalidad que os lo descarguéis  y  lo podáis imprimir .Así un año más , y ya son 42, tenéis mi colaboración en la Sección “SALVACAÑETE EN LA HISTORIA.


Debajo de este antiguo rento de la Casilla, conocido tambien como Casa de Los Franco en el siglo XVIII, estaba la herrería del Martinete, junto a la curva de la Hiedra y el río Cabriel ,enfrente del paraje del Carcamal.La presa donde cogían el agua para esta herrería estaba situada unos metros más arriba enfrente del regajo Ciriyuelos y es un bien etnográfico protegido en el Documento de Protección del patrimonio de Salvacañete elaborado por la Junta de CCM en 2012.Fotografía de mi amig Castor Barrera Marín hecha a principios de los años 1990.Muchas gracias.

Salvacañete  a principios de la década de 1930.Foto facilitada por mi amigo Amadeo Muñoz García.


Salvacañete en los años 1960.Foto Manuel Álamo López.


En una de las herrerías que había en Salvacañete en el siglo XVIII, en la del Martinete, un paisano nuestro D. JAIME DE CASTILBLANQUE[1] va a inventar la fabricación del acero en la provincia de Cuenca y uno de los primeros que trabajaron esta industria en España, según  nos cuenta José María Álvarez Martínez del Peral en el “Día de Cuenca” de 21 de enero de 1927[2].

            D. Jaime de Castilblanque  era natural de Salvacañete, descendiente de antigua y noble familia. Reconstruyó una antigua fábrica de hierro, estableciendo un taller –factoría  para la fabricación del acero, industria esta casi desconocida en España. Para ello se asoció con D. Francisco de Mendinueta[3]. Tuvo que abrir un caz en la fábrica  que reconstruyó de 1004 varas de largo, para lo cual debió volar varias rocas. D. Francisco de Mendinueta era un Caballero de la Orden de Santiago, residente en Madrid, aunque nacido en Pamplona. Era el gran asentista de  la Corte en tiempos de Felipe V y Fernando VI y por tanto recibía sueldo del los Reyes. Durante más de 20 años alimentó a los ejércitos de los reyes con las provisiones que él gestionaba[4] y se había comprometido ante la corte  al suministro de 80.000 quintales  de municiones  de guerra, durante 10 años y se le había adjudicado el Arrendamiento  de  Rentas Provinciales de Cuenca[5]. Por esta circunstancia, o por alguna otra relacionada con  sus compras de lana y paños de Teruel, F. Mendinueta  conocería a Jaime de Castiblanque en sus sencillas fundiciones de Salvacañete. Alguna posibilidad vería el  gran negociante navarro  para asociarse con Castiblanque, modernizar la fundición e incrementar la producción y la calidad del acero del Martinete, beneficiándose  del mismo, y cumplir los compromisos  contraídos ante el  Rey” hasta las 10.0000 arrobas anuales de una excelente calidad”, ya que sus fundiciones del Norte no eran suficientes.[6] 

 De esta herrería reconstruida nos  facilita datos el Catastro de Ensenada en 1752 “en este dicho término hay dos herrerías, la una a distancia de cerca un cuarto de legua de esta población la que ha costeado D. Francisco Ramírez Mendinueta, caballero de la orden de Santiago  vecino de la villa de Madrid a las orillas del dicho río Cabriel con cual agua trabaja y producirá anualmente diez mil arrobas de hierro el que se vende a trece  maravedís y medio…..”  y el Diccionario de Tomás Vargas Machuca en 1786 “En este pueblo tiene dentro de su término  dos fábricas de hierro, una llamada del Martinete establecida por D. Jaime de Castilblanque natural de este lugar y la otra llamada Herrería la Nueva propiedad de Juan Peinado y Araque natural y vezino de la villa de Moya en las que se trabajarán anualmente unas ocho mil o nueve mil arrobas de hierro en cada una”.

            Las primeras barras de acero obtenidas por D. JAIME DE CASTILBLANQUE se mandaron, un año después de  reconstruida la fábrica, a Madrid, mereciendo el elogio del personal especializado pues era superior  al fabricado en Mondragón (Guipúzcoa) y en Urbieta e igual al que venía del extranjero, con las que en principio se confundieron,  debiendo fabricar otras de dimensiones determinadas  para cerciorar a los examinadores  que eran fabricadas en España.

“Concluida la operación de abrir un caz y construir un hornillo separado para convertir el hierro en acero, se hizo el primer experimento[7], y resultó que las primeras barras  fueron aprobadas en esta corte .Quando se vieron en la  aduana de ella por algunos inteligentes, no querían persuadirse, según su buena calidad, a que se hubiesen fabricado   en España. Para mayor satisfacción se pasó una porción a Gabriel Algora, maestro armero de los más acreditados, quien respondió lo mismo de resultas de las experiencia que practicó. Con estos buenos principios, y en el que se hallaban, los dos socios  en ánimo de continuar esta idea, pidieron al Rey se les concediesen las franquicias, que regularmente se dispensaban a cualquier nuevo establecimiento. Considerando el gobierno conveniente a España el establecimiento de la fábrica de acero, tan preciso en estos Reynos, dispuso se hiciesen algunas pruebas de localidad del acero  por los armeros y cuchilleros de Madrid, quienes   le hallaron de buena calidad. Con esta seguridad se previno a Mendinueta  propusiese las franquicias  y gracias  que pretendía  se le concediesen, y  en que pie, y baxo que obligaciones  establecería la fábrica.”

 

            . D. Jaime era un hombre de escaso capital y no podía  continuar en grande sus modestos ensayos  por lo que pidió protección al gobierno, logrando algunas franquicias y el fácil acopio de leñas. Entre las franquicias que  pidió  en colaboración con D. Francisco de Mendinueta destacan:

1.      “Que se aprobase la escritura  de compañía entre los mismos Don Francisco d Mendinueta y  don Jaime de Castilblanque, sin perjuicio de la Real  Hacienda no de terceros, expidiéndose la célula correspondiente  a nombre de ambos  interesados”.

2.      “Que pudiese  conducir y transporta ,así  por mar  como por tierra , el acero que  produjere  la fábrica , y venderlo por mayor  en estos Reynos  en qualquiera paraje  de ellos ,libre  de alcabalas  y cientos en la primera venta ;  y asimismo de todo los demás derechos de entrada y salida, cargado y regalía , aduanas , portazgos  y otros cualesquiera  que pertenecieren a la Real hacienda , llevando competente justificación que acreditase proceder de la l expresada fábrica ,según lo arreglare la Junta”. 

3.      “Que pudiese cortar libremente, y sin pagar  cosa alguna en los montes realengos, la leña y madera  que necesitase para la fábrica; y en los particulares  inmediatos a ella, pagando a sus dueños su legítimo valor; todo conforme  a leyes y ordenanzas, y sin perjuicio de terceros  ni de otras fábricas.”

4.      “Que los maestros ,oficiales y obreros  que de continuo  se ocuparen en la  fábrica fuesen libres  y exentos de  oficios  y cargas concejiles, repartimientos , municipales, quintas, levas , reclutas  y alojamientos de soldados, bagajes , y otros cualesquiera  gravámenes que así opongan a la asistencia , manejo y beneficio  de la fábrica” 

5.      “Que todos los empleados  en esta gozasen del fuero de la Junta General de Comercio, y que de las causas civiles  y criminales  que , se suscitasen de ella y del tráfico  de sus géneros , hubiese de conocer  en primera instancia  al Justicia de la villa de  Salvacañete ,como subdelegado de la Junta, con apelaciones  a ella, y  absoluta inhibición de otro cualquier  Juez, Justicia  , o Tribunal; y todo con la precisa circunstancia  de que se había de visitar  la fábrica de seis en seis meses , para saber los progresos y adelantamientos  que tuviere, y de si experimentaba  el público algún beneficio tanto en la calidad el acero ,como en el precio al que  actualmente  se vendía. “

 

“Sin embargo de que este territorio está circunvalado de montes, tuvo esta fábrica  contradicción por parte del Marques de Moya, y por  los varios vecinos de los pueblos comarcanos,

Para resolver la consulta  que en 2 de octubre  de 1751 había hecho la Junta a S.M. sobre  esta nueva fábrica , mandó  remitiese a sus reales manos  porción de esta especie  de material labrado en ella, y un  tanto de la escritura  de compañía otorgada por  don Francisco de Mendinueta  y Don Jaime de Castilblanque, informando al mismo tiempo de los montes realengos  inmediatos a la fábrica ,con expresión del perjuicio que pudiese resultar  o no a la Real Hacienda , y al bien común de los vasallos  que los disfrutaban. Pasó la Junta  a manos de S.M ocho barritas  de acero que existían en ella , por resultas  de las  que por  muestra de la expresada fábrica  presentó Don Francisco de Mendinueta , después de  haberlas hecho reconocer por peritos antes de ejecutar la referida consulta , respecto de haber respondido últimamente  Mendinueta a la orden que se le dio para que remitiese otras nuevas , dejaba de hacerlo por no haber dado principio  a su labor  después que envió las citadas ocho barritas , y estar esperando la final resolución a su instancia : y acompañó también una copia autorizada por Escribano público de la escritura  de compañía  otorgada por los dos mencionado   interesados  en 12 de enero de 1750 .

Por lo  que mira a montes, expuso  el Intendente  que aunque  todo el territorio de Salvacañete  estaba circunvalado  de montes, eran los más comunes  de la tierra del propio lugar  y de la villa de Moya, cuyo Marqués se decayera dueño de ellos.

Que otros confinaban con tierras  de la ciudad de Albarracín en Aragón, y otros con  dehesas de particulares , que servían para pastos de ganados en  el verano, y algunas de pasto y labor ,.en cuyo supuesto, y el que  habiendo corrientes herrerías por aquellos parajes que consumían mucha porción de  carbón para su curso, siendo regular  que se surtiesen de leña por compras , y constante el perjuicio que del notorio  exceso de la corta de montes  se seguía al bien común del Reyno, le parecía  que de concederse la facultad  que se pretendía  para la fábrica de acero, resultaría (cuando  no la contradicción del Marqués de Moya ) el clamor de  los vecinos de los pueblos comarcanos.

            La Junta  general  hizo presente a S. M. en consulta de 5 de febrero de 1752: que habiendo de  pagarse la leña que se cortase para esta fábrica  de acero a los dueños  de los montes  haciéndose en ellos, y si en  los comunes  y realengos , conforme a las pragmáticas  y órdenes  que tratan de la conservación de montes ,no se hallaba  que resultase grave perjuicio al común ni  a la Real Hacienda , y tampoco a los pastos , y más cuando se cortaba continuamente  en aquellos términos para las herrerías  de sus contornos, no debiendo ser  de peor condición que ellas  esta nueva fábrica  de acero, de cuya  especie no había otra en España ,

No tuvo por efecto este establecimiento”

Después de hacer las obras de ampliación de un antigua fábrica de hierro para convertirla en fábrica de acero  no funcionó, salvo en las pruebas, por la  oposición del Marques de Moya   dueño de muchos montes en el término de Salvacañete en el siglo XVIII que quería cobrar por las leñas y por la oposición de los vecinos de  nuestro pueblo y de  pueblos de alrededor de donde se sacaba la  leña para carbón. D. Jaime de Castilblanque obtenía leñas de las dehesas de la Hoz y el Palancar  de las  que tenía la concesión pagando un tanto por árbol al concejo de Alcalá de la Vega

 La resolución del fácil acopio de leñas  dio lugar a una fuerte oposición del Marquesado de Moya  de los pueblos de la comarca, alegando que los montes asignados para la corta eran de propiedad particular. La fábrica de hierro utilizaba como combustible leña, sobre todo de carrasca, de mayor poder calorífico. D. Jaime de Castiblanque  había adquirido en exclusiva, en el primer tercio del siglo XVIII, el derecho de  todas las leñas y el carbón vegetal de encinas y carrascas   en tierras de Alcalá de la Vega, en lo que quedaba de lo  que fue la  Gran Dehesa de la Hoz[8].Así se aseguraba el suministro de leñas y carbón ante la prohibición de  cortar en terrenos propiedad de los Marqueses de Moya, si no pagaba,  y por otra parte Alcalá se aseguraba unos  ingresos importantes para su economía. Esta fábrica contribuía anualmente al Marqués de Moya por corta de leñas en los montes de su propiedad[9] “…Contribuye esta herrería al Sr. Marqués de Moya  por la corta de montes en este término  para carbón con seis mil seiscientos reales de vellón”  La fábrica de la Herrería La Nueva pagaba lo mismo al Marqués de Moya.” Así mismo satisface  D. Juan Peinado de Araque  al Sr. Marqués de Moya  por la corta de montes  en otro término  para carbón seis mil seiscientos reales …” El Marqués cobraba anualmente de ambas fábricas de hierro 13200 reales por cortar leñas en los montes de su propiedad, por eso se oponía a las  exenciones por la corta de leñas  que el  gobierno había concedido a D Jaime  de Castilblanque.

En 1748, la Real Ordenanza General de Montes y Plantíos delimitó los derechos de maderas sobre  las tierras de Propios. Con este recorte de derechos, también se sintieron recortados  los derechos de nuestro paisano  Jaime de Castiblanque   sobre las leñas que compraba en la Gran Dehesa de la Hoz para sus  fundiciones y al mismo tiempo  los vecinos de Alcalá perdieron unas rentas   muy importantes para su economía. Ante este hecho. Jaime de Castilblanque, al ver reducidos los suministros de carbón  pensó que  “los viejos pergaminos  que Alcalá tenía “[10] podrían ayudarle. Y debió inspirar nuestro paisano cierta confianza a los de Alcalá para que éstos le entregaran esos documentos seculares “para su revalidación en Madrid”[11], posiblemente pensando que las buenas relaciones  que don Jaime tenía con su socio financiero  y amigo D. Francisco de Mendinueta[12], navarro de origen, Caballero de la Orden de Santiago, residente en Madrid, muy ligado a la Corte y el que tendría que  hacer  las gestiones, solucionarían el problema. Llegó 1748   y, aunque el acero del Martinete era superior al de Urbieta, la rigidez de la ley hizo que la gran dehesa de Alcalá dejara de suministrar leñas y carbón a la herrería de d. Jaime de Castiblanque, costeada por D. Francisco de Mendinueta... Lo cierto es que lo suministros de leñas para carbón jamás se restablecieron. Pudo más la fuerza de la ley que  la influencia ante el Rey. Tal vez la decepción de Mendinueta, que posiblemente esperaba mejores resultados  y los problemas con el acopio de   leñas  determinó que no volviese al Martinete. Al final el pleito entre D. Jaime, el Marquesado de Moya y los pueblos  cercanos dio fin a la industria del acero en Salvacañete que pudo ser el principio de la prosperidad industrial de la provincia de Cuenca. Y los problemas entre términos, Alcalá de la Vega y Salvacañete, no  terminaron pues en 1808[13] hubo  un deslinde entre ambos términos en el que intervino el Marqués de Moya.

Esos viejos pergaminos que D. Jaime de Castilblanque recibió del ayuntamiento de Alcalá de la Vega para su revalidación en Madrid, y que posiblemente presentara d. Francisco de Mendinueta en la Corte, todavía no han aparecido. Tanto D. Niceto Hinarejos Ruiz, historiador de Alcalá de la vega y fallecido el 26-7-2021, como yo hemos tenido mucho interés en encontrarlos .Los he buscado en infinidad de archivos   he preguntado a los Castelblanque de Salvacañete por si habían llegado a alguno de sus descendientes, pero hasta la fecha la búsqueda ha sido infructuosa. Y es muy importante encontrarlos por que contienen privilegios que Alfonso XI concedió al ayuntamiento de Alcalá de la Vega  son un punto de relación entre ambas localidades, Alcalá y Salvacañete. Lo seguiré intentando haber si algún día me llevo una sorpresa y los puedo encontrar en algún viejo baúl, arca o caja  de alguno de nuestros paisanos.

Esta herrería del Martinete también se le llamaba la Herrería de la Casa de los Francos, actual heredad de la Casilla (Salvacañete) por estar situada debajo de ella según he podido comprobar en  algún documento notarial del siglo XVIII. Estaba a la altura del paraje de la Hiedra, junto al Cabriel y la presa desde donde conducían el agua a dicha herrería   unos metros más arriba, junto al regajo Ciriyuelos. Por cierto que dicha presa es un bien etnográfico protegido dentro del Documento PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO EN EL PLANEAMIENTO URBANÍSTICO DE SALVACAÑETE (CUENCA) elaborado  por la JCCM en 2012 como consecuencia de la redacción de la CARTA ARQUEOLÓGICA DE SALVACAÑETE.

 

A principios del siglo  XIX era dueño de la herrería del Martinete era D. Manuel Lapesa Sierra según consta en un documento notarial de concordia entre Alcalá de la Vega y Salvacañete  por las dehesas de la Hoz y el Palancar[1] “……………Concordia entre Alcalá de la Vega y Salvacañete  por las dehesas de la Hoz y el Palancar y debido a unas quejas presentados por los vecinos de Alcalá de la Vega contra D. MANUEL LAPESA SIERRA vecino de Salvacañete y arrendador de la fábrica de hierro del Martinete. Dicho señor Lapesa tenía la contrata de la corta de leñas de las dehesas de la Hoz y el Palancar desde el año 1806 y pagaba por cada árbol dos reales y algunos maravedís….

 

 

Herrería del Martinete. SALVACAÑETE ( CUENCA )

Situación: A ¼ de legua de Salvacañete, junto al río Cabriel.

Arrendador: D. JAIME DE CASTILBLANQUE

Puso el capital. D FRANCISCO DE MENDINUETA. Caballero de la Orden de Santiago. Mecenas navarro con todo tipo de negocios relacionados con  el gobierno.

PRODUCCIÓN

PRECIO ARROBA

CADA ARROBA QUE MULTIPLICA POR DOS

Para producir una arroba de hierro necesitamos

10.000 arrobas

13, 5 maravedís

135 reales

6 arrobas de mena. 7 reales y veintinueve maravedís

Una carga de carbón de 7  arrobas. 13 reales y 15 maravedís

PROFESIONALES  QUE TRABAJABAN EN ESTA HERRERÍA

Profesión

Nombre

Sueldo con los gastos

1 hacedor

Jerónimo Jiménez

150 pesos

2 Tiradores

Juan Moreno. Torres

Antonio de marzo

250 pesos

2 fundidores

Bernardo  Marzo

Miguel Ahbies

 

230 pesos

1 tazador

Ramón Pérez

200 pesos

1 raguero

Joshep Valero

200 pesos

2 criados para conducir víveres

Manuel García

Juan Jerónimo Hernández

1255 reales

GASTOS Y BENEFICIOS

Al marques de Moya por las  cortas de leñas  de los montes  para carbón en otro término.

Al administrador de Albarracín

Alquiler almacén

TOTAL GASTOS

 TOTAL

BENEFICIOS

6600 reales de vellón

1100 reales

450 reales

122.058 reales de vellón

12942 reales de vellón

Elaboración del autor



[1] CONCORDIA ENTRE ALCALÁ DE LA VEGA Y SALVACAÑETE SOBRE LAS DEHESAS DE LA HOZ Y EL PALANCAR. 1809 firmada en Salvacañete el 5 –11-1809 y realizada el 10-9-1809 ante el escribano de número de la villa de Moya D. Tomás Cano Saiz. Obra en mi poder en fotocopia.

 


[1]LOPEZ MARIN, MARIANO.- “Salvacañete: su historia y sus gentes”. Edic. Excmo. Ayto de Salvacañete. Graficas Llogodí. Utiel, 2004.Pags 236-239.Sobre JAIME DE CASTILBLANQUE  ya apareció  antes un artículo mío en el PROGRAMA DE FIESTAS DE SALVACAÑETE DE 1981 “Jaime de Castilblanque y la fabricación del acero”. La localización de los primeros datos de nuestro paisano se la debo a mi profesora de la Escuela de Magisterio de Cuenca, D.ª Gloria Martínez (q.e.p.d.), que me informó de su existencia un día que preparaba un trabajo de investigación histórica de Salvacañete  que nos había mandado ella. Gracias D. ª Gloria por introducirme en la investigación histórica.

[2] ALVÁREZ MARTÍNEZ DEL PERAL, José Mª. - Serie “Conquenses ilustres” conjunto de artículos publicados en el DÍA DE CUENCA  entre 1926 y principios de 1929, y serie “Apellidos conquenses” que es continuación de la primera. Dedica un artículo  a JAIME DE CASTILBLANQUE  el industrial de Salvacañete nº 1598 (21-1-1927).

[3]  AQUERRETA, SANTIAGO.(Coordinación):- Francisco de Mendinueta: Finanzas y mecenazgo en la España del siglo XVIII. Ediciones Universidad de Navarra. 2002. Francisco de Mendinueta nació en Pamplona en  1696 y murió en Madrid en 1767. Era el gran asentista de la Corte en tiempos de Felipe V y Fernando VI. La Guerra de sucesión sirvió de Lanzadera para su actividad.. Marcha a Madrid para hacer negocios  de ámbito nacional e internacional, para lo que el hecho de ser asentista de la corona  le convierte en dominador del mercado nacional, por encima de los mercados provinciales a los que  domina  y a la vez se sirve de ellos. Formó parte de  los destacados hombres de negocios en la Corte de Felipe V y Fernando VI articulados en  un organismo  religioso –asistencial  “ La Real  Congregación de San Fermín” de la que llegó a ser Prefecto y por esta filiación al grupo fue nombrado Caballero de Santiago. Política y economía, arte y devoción eran las bases  de la labor de F. Mendinueta. Su familiarización con las formas más profundas  de la religiosidad  contrasta con alguna de sus prácticas mercantiles, como fue la trata de negros  en la que se embarcó en 1752. Datos aportados por mi amigo Niceto Hinarejos Ruiz y que forman pare de su  libro “La fortaleza de Alcalá de la Vega” Edición del autor 2004. Gracias.

[4] Op. cit AQUERRETA, SANTIAGO.(Coordinación):- Francisco de Mendinueta: Finanzas y mecenazgo en la España del siglo XVIII.. Págs. 12-16

[5] Op. cit. AQUERRETA, SANTIAGO.(Coordinación):- Francisco de Mendinueta: Finanzas y mecenazgo en la España del siglo XVIII.. Pág. 88.

[6] Op. cit. AQUERRETA, SANTIAGO.(Coordinación):- Francisco de Mendinueta: Finanzas y mecenazgo en la España del siglo XVIII. Pág. 172

[7] Op cit  LARRUGA BONETA, Eugenio.- “Memorias políticas y económicas de los frutos, comercios, fábricas y minas de España..” Madrid, 1792 45 volúmenes. Tomo XIX .Pág. 324

[8] Cuestas del Río, Palancar, Valdelacasa, Barranco La Hocedilla de Ademuz, Las Cañaillas.

[9] Respuesta 17 Catastro del Marqués de Ensenada hablando de las herrerías de Salvacañete, su producción, su funcionamiento, rendimientos y trabajadores que hay en cada una.

[10] Privilegios del rey Alfonso II de Aragón.

[11] Respuestas del Catastro del Marqués de Ensenada. Alcalá de la Vega, Archivo Municipal de Alcalá de la Vega y A.H.P Cuenca.

[12] Op. cit. AQUERRETA, SANTIAGO.(Coordinación):- Francisco de Mendinueta: Finanzas y mecenazgo en la España del siglo XVIII.

[13] Ver “ Salvacañete en el siglo XIX”

 

DESCARGAR  PDF DE ESTE ARTÍCULO.Clica en el enlace:


D. JAIME DE CASTILBLANQUE. S. XVIII.INVENTOR FABRICACION DEL ACERO EN LA PROVINCIA DE CUENCA

No hay comentarios:

Publicar un comentario